viernes, 31 de diciembre de 2021

FELIZ 2022

El 2021 nos deja, y llega el momento de hacer balance de lo que ha supuesto para este blog. Desgraciadamente no me ha sido posible aumentar el promedio mensual de entradas, que ahora mismo está en dos, pero como siempre prefiero primar la calidad sobre la cantidad. En este sentido, 2021 me ha permitido explorar curiosidades de todos los continentes, incluyendo algunas regiones que prácticamente no había explorado como Asia Central. Gran parte de mis esfuerzos, como viene siendo habitual desde hace algún tiempo, han ido destinados a la numismática y notafilia oriental, lo que me ha permitido cerrar el año profundizando en el dinero hansatsu, el misterioso papel moneda japonés del periodo Edo que me llevó hace diez años a publicar aquí mi primera entrada. Y he tenido la ocasión también de estudiar más de cerca uno de los objetos premonetales más interesantes que he encontrado hasta la fecha: las cuentas millefiori


Cuentas millefiori utilizadas como dinero en África
(Odd and Curious Money, C. Opitz)

Todo esto ha sido posible en gran medida gracias a mi participación desde principios de año en la revista Crónica Numismática, retomada en formato digital. En ella podréis seguir encontrando artículos míos basados en muchas de las entradas que aquí publico solo que de forma más detallada y extensa. De hecho, cada vez me atrae más la idea de compartir exclusivamente mis conocimientos en dinero asiático, algo poco explorado en las publicaciones numismáticas en castellano, más centradas por lo general en temas que nos atañen de manera más directa como las acuñaciones mediterráneas de la Antigüedad, la moneda musulmana medieval o la moneda española de la Edad Moderna y Contemporánea. 

Así pues, si tuviera que elegir los dos artículos con los que me quedaría este año serían, sin ninguna duda, el hansatsu dentro del papel moneda y las contramarcas chinas en los reales de a ocho españoles en el terreno numismático. Ambos artículos se pueden encontrar en este blog y en Crónica Numismática, pero recomiendo buscarlos en esta última ya que contienen más detalles y mejores ilustraciones (adjunto los enlaces más abajo). En el caso del hansatsu, pude hacer una recopilación de todo lo que he averiguado hasta la fecha acerca del mismo, incluyendo información sobre caligrafía y epigrafía que he podido encontrar gracias sobre todo a esta página web (https://banknoteden.com/) y a los conocimientos que he adquirido del idioma chino durante los últimos cuatro años. En cuanto a las contramarcas chinas en la moneda de plata española, me ha servido para estudiar más sobre el real de a ocho o Spanish dollar, primera moneda realmente mundial de la Historia de la Humanidad tal y como estas contramarcas demuestran. Los dos hemisferios que aparecen en los populares columnarios de plata estaban plenamente justificados. 


Dinero local japonés "hansatsu" (ss. XVIII-XIX)

Este último tema lo he tratado no solo de forma escrita sino también a través de la Oriental Numismatic Society. Una de las pocas cosas positivas que ha traído esta interminable pandemia es la generalización del formato online para reuniones y conferencias, que ha servido para que todos aquellos a los que no nos es normalmente posible asistir a eventos internacionales por falta de tiempo o medios podamos hacerlo de forma virtual. En este sentido, el pasado mes de mayo tuve la oportunidad de exponer en una de estas conferencias patrocinadas por la ONS acerca de la relevancia que los reales de a ocho tuvieron en el comercio con el extremo oriente. Resulta fascinante imaginarse unas monedas de plata concebidas en España,  acuñadas en México y Perú, transportadas a través del Pacífico hasta Filipinas y puestas en circulación en la China de la dinastía Qing.

Real de a ocho de Carlos IV con contramarcas chinas

Reflexiones como éstas hacen que me apasione la numismática y, diez años después, siga con la misma determinación de seguir compartiendo curiosidades en mi blog. Así que seguid atentos, porque tengo muchas sorpresas preparadas para 2022. 

Feliz año. Y gracias de corazón por leerme. 

https://cronicanumismatica.com/las-cuentas-de-collar-de-vidrio-venecianas-conocidas-como-millefiori-objetos-premonetales/

https://cronicanumismatica.com/los-resellos-chinos-en-los-reales-de-a-ocho-historia-de-un-encuentro-entre-culturas/

https://cronicanumismatica.com/hansatsu-el-dinero-local-japones-del-periodo-edo-siglos-xvii-xix/

2 comentarios:

  1. Aunque con unos días de retraso feliz año José Ramón,me parece una gran idea el centrar contenido en la moneda asiática,esto aporta variedad de conocimientos,pues como bien dices no hay apenas temática en español sobre este tema,gran entrada, siempre es interesante tu enfoque,pues es un tema realmente apasionante el del circulante asiático,muy bueno el real de a ocho con contramarcas chinas, un cordial saludo José Ramón

    ResponderEliminar
  2. Feliz año para ti también Adolfo, espero que hayas pasado un feliz día de Reyes. Muchas gracias por entrar regularmente y comentar, para un bloguero es combustible que le impulsa a seguir escribiendo. Diez años después, aquí sigo encontrando curiosidades :) un cordial saludo

    ResponderEliminar

Translate