lunes, 31 de agosto de 2020

LA CONSPIRACIÓN DEL AMERO

Hace ya más de dos décadas que el euro se convirtió en nuestra moneda oficial (y casi veinte años que lo podemos llevar con nosotros) y hasta el momento puede afirmarse que en muchos sentidos la moneda única ha sido un éxito. La adopción de políticas comunes en la Unión Europea nunca ha sido sencilla, dado el peso que siguen teniendo en esta institución las decisiones de los estados miembros, algo lógico si tenemos en cuenta que la pertenencia a la UE se basa en la libre decisión de estados soberanos. La puesta en marcha de una moneda única es además un asunto realmente sensible ya que requiere que las partes cedan soberanía en un aspecto en el que los estados han ejercido su poder durante siglos: la política monetaria. De hecho, algunos países miembros de la UE siguen rechazando la adopción de euro y la amenaza de abandonarlo es frecuentemente el arma electoral de partidos populistas tanto de izquierdas como de derechas.

martes, 18 de agosto de 2020

LOS PRIMEROS BILLETES

Dentro de las curiosidades que comparto en este espacio, las venidas del lejano oriente han ocupado un lugar destacado desde el principio. No es para menos, pues el mundo chino tiene una tradición numismática tan larga como occidente pero una evolución radicalmente distinta. Muchas de las características del dinero moderno, como su carácter fiduciario o el uso extensivo del papel moneda, fueron puestas en práctica en China mucho antes de que en el resto del mundo se pudieran siquiera imaginar. Si a esto añadimos sus formas en ocasiones peculiares, o el uso de caracteres (es decir, pictogramas o ideogramas) en lugar de imágenes y leyendas, los aficionados a la numismática podemos descubrir un apasionante mundo que explorar. La curiosidad que quiero compartir a continuación es simplemente fascinante pero tiene una pega tanto para coleccionistas como para aficionados, y es que no me es posible mostrar una imagen de ella. 

Como en cualquier rama del coleccionismo, en la numismática podemos encontrar objetos más o menos comunes, adaptados a las posibilidades económicas de cada coleccionista. Para aquellos objetos menos accesibles, siempre podremos recurrir a catálogos, manuales o en última instancia a los museos. Aún así hay casos en los que lo único que tenemos son testimonios de cronistas e historiadores, como sucede con los billetes de piel de venado del emperador Wudi del siglo II a.C. 

Extensión del imperio Han tras el reinado de Wu Di (fuente: Wikipedia)

Translate