miércoles, 31 de julio de 2019

BILLETES CON (UNA) HISTORIA V

Billete de 5 pesos filipino de "guerrilla",
con el General McArthur en el anverso
Desde siempre he encontrado irresistibles los billetes con resellos y sobreimpresiones, ya que son elementos que me evocan cambios históricos o decisiones políticas que tuvieron como consecuencia alteraciones en la moneda de un país: devaluaciones, nacimientos de una nueva moneda, transiciones de un régimen a otro...han sido razones de peso que han llevado a las autoridades de un país a estampillar sus billetes. En el caso de hoy, los conocidos como "Victory Series" de Filipinas de 1944, poseen dos sobreimpresiones, que simbolizan dos momentos clave de la historia del siglo XX de este país: la Segunda Guerra Mundial y su independencia. No fueron estampados al mismo tiempo, así que los veremos por riguroso orden cronológico. 

lunes, 15 de julio de 2019

LAS EXCÉNTRICAS DENOMINACIONES DE BIRMANIA

Retrato oficial de Ne Win
(fuente: Wikipedia)
Como hemos visto en muchas ocasiones, el dinero puede servir para reflejar innumerables particularidades del país que lo emite: patrimonio artístico y cultural, personajes históricos, acontecimientos clave de su pasado, sus instituciones...Puede incluso servir para honrar tanto sus contribuciones científicas como para destacar la belleza de sus paisajes. Sea cual sea el diseño escogido, las monedas y billetes suelen encontrar elementos que de alguna forma cohesionan a la nación, puesto que la mayoría de sus habitantes pueden sentirse identificados con ellos.

En el caso de los regímenes autoritarios o totalitarios, como el caso que expondré hoy, no ocurre necesariamente así, dado que los diseños pueden decidirse de acuerdo a los designios del dictador de turno. Nuestro protagonista de hoy no es otro que Ne Win, paradigma del déspota excéntrico, caprichoso e incompetente, pero no por ello menos cruel. ¿Os podéis imaginar al BCE desmonetizando los actuales billetes en circulación para sustituirlos repentinamente por billetes de 15, 35 o 75 €? Para los que vivieron en la Birmania de la década de 1980 esto fue una triste realidad entre tantas.

Translate