domingo, 16 de febrero de 2020

LOS REALES DE MORELOS

José María Morelos en un peso de 1948
Como aficionado y coleccionista de numismática puedo afirmar sin temor a equivocarme que si realmente existen unas piezas con Historia (con mayúsculas) son las de necesidad. Es cierto que por su naturaleza la moneda de necesidad no suele gozar de una gran belleza estética ni de calidad en su diseños. No obstante, al haberse producido en tiempos de crisis puede reflejar momentos realmente interesantes de la Historia de la Humanidad, como guerras y revoluciones que para bien o para mal dieron pie a cambios significativos. Además, su peor calidad y menor valor intrínseco garantiza en buena medida que, de acuerdo con la ley de Gresham (que, muy básicamente explicada, indica que la moneda "mala" desplaza a la "buena") fueron piezas que circularon de forma extensa entre la población, un hecho que muchos coleccionistas valoramos especialmente. Los reales mejicanos de hoy, de tosquedad bizantina aunque acuñados hace poco más de 200 años, son un buen ejemplo de ello. 

sábado, 1 de febrero de 2020

DINERO DE PIEDRA

Durante los ocho últimos años y más de 250 entradas ha pasado por aquí todo tipo de dinero curioso y peculiar: caparazones de moluscos, clavos, telas, frutos, bienes de consumo más o menos demandados… era cuestión de tiempo que algo tangible, resistente y transportable como la piedra apareciera también, y hoy ha llegado el día. Eso sí, os aviso que no se trata de un objeto fácil de coleccionar por dos razones principalmente. Una es su lejanía geográfica, pues proviene de Micronesia, un lugar bastante poco accesible para los europeos. La otra son sus grandes dimensiones, pues algunas de estas primitivas monedas han llegado a superar los 3,5 metros de diámetro y las cuatro toneladas de peso. Una imagen vale más que mil palabras: 


Rueda fei de la isla de Yap de aprox. 2,5 m de diámetro
(fuente: wikipedia

Translate