jueves, 31 de agosto de 2017

DINERO SIN ÁNIMO DE LUCRO

Soy consciente de que este título puede sonar chocante y contradictorio, pero a cierta edad uno ya está perfectamente habituado a encontrarse con todo tipo de paradojas, de las cuales el dinero no está exento. De la misma manera que existen organizaciones que persiguen fines sociales y por tanto no deben tener beneficios, pero no por ello deben renunciar a gestionarse como si fueran empresas, cada vez surgen más iniciativas que pretenden poner el dinero al servicio de la ciudadanía y no al contrario.

Estas iniciativas, casi siempre locales y ligadas a las llamadas “organizaciones de base” (es decir, aquellas de carácter social más cercanas a la comunidad a la que sirven), se han multiplicado en tiempos de crisis económica, momentos en los que muchas personas se ven afectadas por el desempleo, la precariedad y, en los peores casos, la exclusión social. Se trata de actuaciones en muchos casos que permiten los intercambios de bienes y servicios sin necesidad de contar con dinero físico, aunque sí exista un coste valorado, como ocurre con los bancos de tiempo (en los que los particulares intercambian servicios) o las redes de trueque (en las que intercambian bienes).

martes, 15 de agosto de 2017

EFECTOS DE LA HIPERINFLACIÓN (IX): VIETNAM

Como buen coleccionista que intento ser, no puedo desperdiciar esas ocasiones en las que amigos o conocidos viajan a países fuera de la zona euro y pueden de este modo contribuir sin grandes esfuerzos a la ampliación de mi colección. Siempre me ofrezco generosamente a limpiar de calderilla foránea los bolsillos de todos aquellos viajeros que no saben qué hacer con todo el cambio que no han tenido tiempo u ocasión de gastar. En el caso de mi colección de monedas y billetes de Vietnam, la mayor parte ha sido obtenida gracias a viajes ajenos. Hace unos años un buen amigo que celebraba su luna de miel en el sureste asiático me regaló una interesante colección de monedas locales que abarcaban los siglos XIX y XX, es decir, la colonización francesa, las dos guerras mundiales, el periodo de división entre norte y sur, la guerra entre ambas mitades en la que intervino Estados Unidos y la victoria final de Vietnam del Norte. Se vendían en un folio de plástico con clasificadores, a modo de souvenir para turistas.  Más recientemente, una compañera de trabajo que viajó a la zona tuvo a bien traerme un ejemplar de casi todos los billetes en circulación, un total de 10, por valores de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000, 20.000, 50.000, 100.000, 200.000 y 500.000 dong (creo que únicamente falta el de 200, pero debe ser difícil de encontrar dado su bajo valor) que únicamente me costó su equivalente en euros, es decir,  un total de 35 €. Esta amplia muestra de papel moneda, sin tener demasiado conocimiento (por no decir nulo) acerca de la economía y la moneda vietnamita, da una pista acerca de las tendencias inflacionarias que ha sufrido el país. No obstante, hubo algo que me pareció aún más llamativo: no se veía ninguna moneda La respuesta de mi compañera ante este interrogante fue simple: no vio ninguna en circulación durante las dos semanas que estuvo allí. ¿Dónde están las monedas de Vietnam?  

Translate