viernes, 4 de octubre de 2013

MONEDAS DE PORCELANA (II)

Anverso de la moneda, con el escudo de Münsterberg
Hace algún tiempo tuvimos la oportunidad de sacar a relucir una curiosa forma de dinero que proliferó en Tailandia hace unos 200 años. En ciertas circunstancias, seguramente de escasez de moneda de metal, las fichas de porcelana de las salas locales de juego se convirtieron por defecto en moneda circulante. Las monedas de porcelana alemanas de la década de 1920 son en cierto sentido más genuinas, dado que sí se emitieron como dinero, aunque paradójicamente circularon bastante menos que sus contrapartes tailandesas.

Pese a que aparece en contextos culturales e históricos muy dispares, el dinero de emergencia que produce cualquier país suele tener las mismas raíces: la escasez y el consiguiente alto coste de los metales. De hecho, esta fue la razón por la que se permitió a las municipalidades alemanas emitir notgeld tras la Primera Guerra Mundial. Pese a que nuestra imagen del notgeld (al menos la mía) está formada por pequeños y coloridos billetes, este dinero se emitió no solo en papel sino también en moneda. Para ello, se hizo uso de diferentes materiales: hierro, zinc…y también porcelana.
Reverso de la moneda de 20 pfennig de porcelana

Efectivamente, a principios de la década de 1920 varios municipios encargaron a la casa Meissen la emisión de monedas locales. La casa Meissen, primera fábrica de porcelana en Europa, se estableció en la ciudad homónima del actual estado de Sajonia, en el este de Alemania, en 1710. Hasta ese momento, la fabricación de porcelana había estado localizada exclusivamente en el Extremo Oriente, dado que los europeos no habían sido capaces de descifrar la fórmula para producirla. A principios del siglo XVIII, tras una extensiva investigación patrocinada por el Príncipe Augusto de Sajonia se dio con la clave, y hasta el día de hoy Meissen ha sido un referente mundial en la .elaboración de artículos de porcelana así como de cerámica en general.

Estas monedas estaban por lo general hechas de porcelana fina o gres marrón, como la que aparece en la fotografía. Normalmente se preferían las monedas de gres dado que eran más resistentes y menos propensas a ensuciarse que las de porcelana fina. Al principio se utilizaban moldes de yeso para su fabricación, no obstante se sustituyeron por moldes de acero con posterioridad, lo cual perfeccionó las superficies y el detalle de los diseños. Por lo visto, se emitieron denominaciones desde los 10 pfennig a los 20 marcos. Pese a que fueron monedas muy populares por su originalidad, variedad y belleza, la realidad se impuso y se dejaron de utilizar por su escasa resistencia física a la circulación monetaria. En efecto, eran monedas que se dañaban, cuando no rompían, con demasiada frecuencia.  

Esta bonita moneda de 20 pfennig que presento hoy es de gres marrón y se produjo para el municipio de Münsterberg, en la Baja Silesia a principios de la década de 1920. Mide 22 mm. y es muy ligera, pesa poco más de 2 grs. El anverso reproduce el escudo de la ciudad y el reverso dos racimos de uvas y, más abajo, el emblema de la casa Meissen consistente en dos espadas cruzadas. Cuando investigué un poco acerca de esta ciudad me di cuenta de que, paradójicamente, ya no es alemana. Hoy en día se encuentra en la parte occidental de Polonia y recibe el nombre de Ziebice. Tras la II Guerra Mundial, la victoriosa Unión Soviética no estuvo dispuesta a renunciar a las ganancias territoriales del Pacto Germano-Soviético de 1939, entre otras, el este de la antigua Polonia. De esta forma, para compensar al gobierno polaco de 1945, se le cedió parte del este de Alemania, lo cual incluía la Baja Silesia.
 
El distintivo de la casa Meissen
Y, como suele ocurrir, una curiosidad nos lleva a otra: esta moneda de porcelana me ha hecho pensar en todo aquel dinero notgeld alemán que se emitió en localidades que ya no son alemanas, como bien me recordó una vez un participante de este blog. Sin duda, un interesante aspecto de este dinero de emergencia que los coleccionistas tendremos en cuenta a la hora de adquirirlo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate