jueves, 19 de noviembre de 2020

SISTEMAS PREDECIMALES: MADAGASCAR

El sistema predecimal de hoy no tiene su interés en lo enrevesado del mismo, ni en las confusiones y anécdotas que pudo ocasionar por su paso a un sistema decimal. No es enrevesado porque es un sistema basado en el 5 (fácil de dividir)  y no ha causado de momento ninguna confusión dado que sigue vigente. De hecho, junto con la moneda de Mauritania (ouguiya) constituyen los dos únicos sistemas monetarios predecimales aún en vigor en el mundo. Hablamos del ariary de Madagascar. 




Pese a que se trata de un país que desgraciadamente tiende a encabezar datos negativos en cuanto a desarrollo humano, Madagascar ejerce una creciente fascinación en todo el mundo gracias a su cultura y naturaleza. Como solemos hacer los europeos, únicamente incluimos en la Historia a este país desde el momento en que se interpone en el camino de las rutas comerciales portuguesas a principios del siglo XVI pero su historia se remonta mucho tiempo atrás. Su posición geográfica en el Océano Índico le permitió ser un escenario único en el que se llegaron cruzar las culturas austroasiáticas y del sur de África. Durante mucho tiempo, seguramente desde el comienzo del primer milenio de nuestra era, poblaciones de origen indonesio, grandes navegantes que pudieron cruzar el Océano en canoas de balancín (esas que popularizó Disney a través de Vaiana), se asentaron en la isla. Fueron sin duda la población predominante hasta la llegada en la Edad Media de migrantes del sur de África y comerciantes persas y árabes, hechos que contribuyeron a la africanización de Madagascar y a su entrada en las rutas comerciales intercontinentales, convirtiéndose en un puerto de referencia. 

A partir del siglo XVI no solo los portugueses, sino también otros grandes interesados en el comercio con Asia como británicos y franceses (así como reputados piratas del momento) pusieron su atención en Madagascar, fundando colonias y factorías en diferentes puntos de su costa. Todo esto resultó en una insólita mezcla étnica y cultural que increíblemente desembocó en un reino unificado a principios del siglo XIX abierto, cómo no, a la influencia exterior. La dinastía Merina consiguió el control de la mayor parte de la isla con el apoyo británico no obstante no pudo resistir al empuje francés que terminó anexionando el territorio malgache en 1895, dando comienzo a más de seis décadas de colonización. 


Billete de 25.000 francos malgaches de 1998, con el valor
expresado en francos y ariary (dimy arivo). Fuente: 
Standard Catalog of World Paper money

Una colonización que, por supuesto, afectó al sistema monetario una vez Madagascar alcanzó su independencia en 1960. En la actualidad el ariary malgache se subdivide en 5 iraimbilanja, lo que le convierte en una de las últimas dos monedas que no han pasado a un sistema decimal. Puede parecer chocante, aunque si echamos un vistazo a su historia reciente es posible comprender por qué. El franco malgache fue introducido en Madagascar en 1925 en plena época colonial, siendo ligado al franco CFA , moneda común de las colonias francesas, a partir de 1945. En 1961, tras la independencia, el franco malgache se convirtió en la moneda nacional del país, fijándolo a 50 francos malgaches por cada franco francés (FRF), un valor que coincidía con el del franco CFA. En 1974 Madagascar abandonó definitivamente la zona CFA y, tras una serie de devaluaciones, dejó de ligar su moneda al valor del FRF en 1994. 

No obstante, y pese a que el franco malgache fue moneda oficial, el gobierno de Madagascar mantuvo una moneda semioficial de forma paralela. Seguramente con el fin de reafirmar la recién ganada independencia, los francos malgaches emitidos se expresaban al mismo tiempo en una denominación precolonial, el ariary, equivalente a 5 francos. Así, si repasamos los billetes emitidos desde 1961 vemos que vienen expresados en las dos monedas, aunque en el caso del ariary únicamente en letra, no en numerales. Como ya se ha indicado, el ariary se subdivide en 5 iraimbilanja, algo que simplifica las cosas ya que este divisor equivale a un franco malgache. En 2005 el ariary pasó a convertirse en la única moneda oficial de Madagascar. 

Real de a 8, el "dólar español"
que dio nombre al ariary

¿Y cuál es el origen de estas denominaciones precoloniales recuperadas? Parece ser que iraimbilanja se traduce como "un peso de hierro", y servía como divisor del ariary antes de que los franceses se hicieran con el control de la isla. Sin embargo, lo que sí ha resultado una grata sorpresa es comprobar que el nombre "ariary" deriva de la moneda internacional de referencia del siglo XVIII: el real de a ocho español, también conocido como dólar de plata o dólar español.  

Por lo tanto, que no nos engañe el bajo valor de los billetes que comparto hoy: el ariary es depositario de una moneda que literalmente todo el mundo quería tener hace 200 años y que dio origen a la divisa de referencia actual: el dólar estadounidense. Estéticamente estos billetes no se centran en figuras o hechos históricos relevantes sino en aquellas características donde reside el principal atractivo de Madagascar: su naturaleza y biodiversidad. La enorme cantidad de especies únicas en esta isla se debe a su aislamiento de 65 millones de años, cuando se separó del subcontinente indio. Y muchos de sus paisajes son prácticamente imposibles de encontrar en otros lugares, como las formaciones geológicas del parque nacional de Beharama al oeste del país, inmortalizadas en el billete de 500 ariary.


Unos billetes que por su tamaño, temática y colorido me recuerdan en gran medida a los notgeld alemanes de los años 20 del siglo pasado. Una maravilla, como la propia Madagascar. 


Sobre la historia y cultura de Madagascar: 

https://fr.wikipedia.org/wiki/Histoire_de_Madagascar

https://en.wikipedia.org/wiki/History_of_Madagascar#:~:text=The%20history%20of%20Madagascar%20is,200%20BC%20and%20500%20AD.

https://es.wikipedia.org/wiki/Madagascar


Sobre el ariary y la moneda de Madagascar: 

Standard Catalog of World Paper Money. Modern Issues 1961 - Date Volume 3,
Ed. by George S. Cuhaj. 2004 Krause Publications. 

sábado, 31 de octubre de 2020

BILLETES CON (UNA) HISTORIA: MÉXICO

Un periodo convulso tiene consecuencias sobre el dinero, y la Revolución Mexicana no fue una excepción. Ya hemos tenido la ocasión de tratar los célebres "bilimbiques" versión mexicana del dinero notgeld o papel moneda de emergencia, emitido por el gobierno provisional o por los estados destinado a garantizar el circulante en un momento en que la población prefiere atesorarlo. Este dinero de emergencia, al emitirse en condiciones de excepcionalidad, no suele resultar muy atractivo pero no siempre es el caso. El billete de hoy, sin ir más lejos, no solo refleja esta excepcionalidad sino que también trata de transmitir una fuerte carga histórica y simbólica en un momento de gran incertidumbre. 

Venustiano Carranza 
(1859 - 1920) Imagen de 
Wikipedia
¿Cuál es el contexto histórico? La Revolución Mexicana comienza con el derrocamiento de Porfirio Díaz en 1910. Díaz, que se había mantenido en el poder nada menos que desde 1876, había conseguido dotar al país de cierta estabilidad y un crecimiento económico sostenido a costa de retroceder en cuanto a libertades civiles e igualdad social. Diferentes fuerzas de oposición se coaligaron en torno al moderado Francisco Madero, que tras una sublevación consiguió la renuncia de Díaz y la celebración de elecciones. Una vez presidente en Octubre de 1911 no tuvo tiempo de materializar las ansiadas reformas ya que se encontró con un país ingobernable: por un lado las facciones más radicales dirigidas por Zapata presionaban con planes revolucionarios más ambiciosos (concretamente los de reforma agraria) y por otro las fuerzas contrarrevolucionarias amenazaban con un golpe que estabilizara la situación por la fuerza. Situado entre la espada y la pared (literalmente) Madero fue asesinado tras el levantamiento militar del general Victoriano Huerta a principios de 1913, dando comienzo a un periodo autoritario de infausto recuerdo entre los mexicanos. 

[Un pequeño inciso para los coleccionistas de numismática: Huerta pasó sin desearlo a ocupar un lugar preeminente en la numismática mexicana al aparecer su nombre en resellos clandestinos de la moneda de entonces. La leyenda MUERA HUERTA hace de estas piezas un artículo muy codiciado hoy en día, aunque nada fácil de adquirir.]

Se repetía así la situación anterior a 1910, ya que la dictadura de Huerta propició de nuevo la unión entre revolucionarios de diferentes tendencias esta vez alrededor de Venustiano Carranza, gobernador de Coahuila. Se formó así un gobierno provisional cuyo cometido era el restablecimiento de orden constitucional (de la Constitución liberal de 1857, se entiende) y el derrocamiento de Huerta, objetivo que se logró en Julio de 1914. Pero poco duró la alegría, pues de nuevo las diferentes facciones revolucionarias volvieron a enfrentarse entre sí. Esta enemistad se hizo patente en la Convención de Aguascalientes de Octubre de 1914 en la que, lejos de lograr un acuerdo programático común o siquiera un mínimo acercamiento, llevó a la ruptura definitiva entre los constitucionalistas de Carranza y las fuerzas más rupturistas representadas por Francisco "Pancho" Villa y Emiliano Zapata. Carranza no reconoció los acuerdos de la convención (que contemplaban entre otros asuntos su renuncia a la presidencia) y se retiró a Veracruz desde donde gobernó de facto y preparó las operaciones militares que le enfrentarían a Villa y Zapata durante el año siguiente. 


Anverso del billete de 20 pesos de 1914, con la imagen 
de la mítica fundación de Tenochtitlán en el centro

Y es aquí donde se sitúa el contexto histórico del billete de hoy. Se trata de 20 pesos emitidos por el gobierno provisional de Carranza en Veracruz a principios de 1915. El tema escogido en su anverso no podía ser otro que la fundación de México-Tenochtitlán, un acontecimiento que al igual que las grandes ciudades de la Antigüedad mezcla historia con leyenda y mitología. No podía ser menos, ya que Tenochtitlán fue seguramente la urbe más poderosa de la América precolombina. Según esta leyenda, los mexicas fundaron su ciudad en el lugar exacto donde encontraran un águila devorando una serpiente sobre un nopal (un tipo de planta cactácea como la chumbera) tal y como había profetizado su dios Huitzilopochtli. Esta serpiente se encontró en un islote del lago Texcoco en una fecha situada en torno al año 1325 por las crónicas escritas después de la conquista española en el siglo XVI, aunque descubrimientos arqueológicos recientes hacen pensar que la zona ya contaba con asentamientos anteriores. 


Reverso del billete de 20 pesos, con el gorro frigio en el centro

En todo caso un billete, sobre todo de dimensiones tan imponentes como este, puede plasmar de forma detallada un momento tan significativo como podemos apreciar en las imágenes. El reverso cuenta con otro símbolo muy presente en la numismática general y la mexicana en particular, que no es otro que el gorro frigio. Este símbolo, originario de Asia Menor (Turquía en la actualidad) fue asociado en época romana a los libertos, esclavos a los que se había concedido la libertad. Se retomaría mucho después, nada menos que durante la Revolución Francesa para ligarlo a la lucha por la libertad y al republicanismo, algo que copiaron numerosos países durante los dos siglos siguientes. 

No es extraño en ningún caso que el gobierno provisional de entonces escogiera estos símbolos, ya que le esperaba una ardua tarea: refundar un país profundamente dividido tras años de guerras civiles. Carranza salió victorioso frente a sus rivales y consiguió aprobar una nueva constitución en 1917, pero estos notables logros no le impidieron encontrar el mismo destino que prácticamente todos los protagonistas de este periodo revolucionario, siendo asesinado en 1920. 


https://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_mexicana

https://www.gob.mx/bancodelbienestar/articulos/693-aniversario-de-la-fundacion-de-mexico-tenochtitlan?idiom=es

https://blognumismatico.com/2017/05/30/gorro-frigio/


lunes, 26 de octubre de 2020

CONVENCIÓN NUMISMÁTICA OCTUBRE-NOVIEMBRE 2020

Toda crisis representa también una oportunidad, y la actual pandemia que parece quiere seguir entre nosotros una temporada no es una excepción. Si hay algo que ha salido reforzado durante este 2020 ha sido la opción virtual, también para los coleccionistas. Adolfo Ruiz Calleja, de Blog Numismático, organiza su primera convención numismática online prevista para el 30 de Octubre, y una segunda para el 28 de Noviembre. 




En los enlaces que os dejo a continuación podéis acceder a toda la información sobre esta iniciativa: 

https://blognumismatico.com/2020/10/14/voy-a-organizar-las-dos-primeras-convenciones-numismaticas-online/

https://blognumismatico.com/2020/10/26/primera-convencion-numismatica-online-30-de-octubre-a-las-17-00/

Para los que, como yo, resulta difícil dedicar tiempo y recursos a los desplazamientos por razones familiares y laborales, las convenciones online son una buena oportunidad para poder conocernos, compartir intereses y experiencias y valorar de primera mano la actualidad del mercado numismático. Personalmente no podré acudir a la convención de Octubre pero sí tengo intención de asistir en Noviembre. 

Un saludo, y espero veros por allí. 

domingo, 18 de octubre de 2020

LAS MONEDAS DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

Reza un dicho anglosajón que "no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes". Hace alrededor de 20 años tuve el placer de vivir en una ciudad, Birmingham, que pese a ser la segunda urbe más poblada del Reino Unido no resulta muy conocida fuera del país más allá de las referencias incluidas en la exitosa serie de televisión Peaky Blinders. Tampoco dentro del Reino Unido se suele valorar mucho esta gran ciudad, quizá continuamente eclipsada (como otras muchas) por una capital que acapara la mayor parte de la vida política, oportunidades económicas y oferta cultural del país. Cuando llegamos a ella es muy difícil encontrar algún edificio o monumento anterior al siglo XVIII y pese a que en las últimas dos décadas la ciudad se ha reinventado como centro comercial y de servicios, es imposible no advertir reminiscencias de toda la industria que un día albergó. Este es precisamente su mayor atractivo y donde reside la verdadera historia de Birmingham: su protagonismo en la Revolución Industrial. 


www.bankofengland.co.uk
Matthew Boulton y James Watt en el billete de 50 libras de 2011, 
con la Soho Manufactory en el fondo (fuente: Bank of England) 


Si queremos hacernos una buena idea sobre los orígenes de la Revolución Industrial no hay más que visitar el pueblo de Ironbridge, a unos 60 km. de Birmingham, cuyos altos hornos, hoy día museos y atracciones para visitantes, marcaron el inicio de una forma de producción que cambiaría para siempre la economía y sociedad de Gran Bretaña primero y del resto del mundo después. Es curioso que el país sea más conocido por lugares como Stonehenge, Bath o la Torre de Londres que por una localidad en la que se fraguó el comienzo de una revolución solo comparable al sedentarismo que trajo el Neolítico hace alrededor de 10.000 años. Fue precisamente la iniciativa y el ingenio de empresarios e ingenieros como Matthew Boulton y James Watt lo que hizo posible un cambio tan significativo. 

Matthew Boulton (1728-1809) consiguió ampliar el negocio heredado de su padre, una fábrica de pequeños accesorios como hebillas y cajas decorativas, convirtiéndolo en un gigante de la industria del metal. Para ello invirtió en la adquisición de terrenos para la creación de un gran complejo industrial en la década de 1760, el Soho Manufactory, en el que poder desarrollar la producción a gran escala mediante la maquinaria de vapor. El funcionamiento de esta maquinaria se basaba, a grandes rasgos, en motores de combustión externa (a través del carbón) que transformaban la energía térmica del agua en energía mecánica gracias al vacío creado en cilindros por la condensación del vapor de agua. Aunque se pusieron en funcionamiento a principios del siglo XVIII de la mano de Thomas Newcomen, fue el ingeniero escocés James Watt (1736-1819), asociado con Boulton en 1775, quien mejoró esta maquinaria mediante la introducción del condensador separado que permitía un funcionamiento más eficiente al requerir la mitad de carbón para producir la misma energía.  


Reverso de cartwheel penny de 1797, 
un tanto desgastado, de 28 g. y 36 mm.

De esta manera y en un espacio relativamente corto de tiempo el negocio de Boulton se expandió hasta convertirse en lo que seguramente era el mayor complejo industrial del momento. Tanto, que incluso pudo dedicar parte de sus esfuerzos a mejorar el dinero en circulación, hecho este que podría considerarse como uno de los primeros ejemplos de lo que hoy llamamos responsabilidad social corporativa.  Efectivamente, a mediados del siglo XVIII el estado del circulante de cobre británico podía calificarse de calamitoso por su escasez, baja calidad y la elevada cantidad de falsificaciones emitidas, hechos todos que afectaban al poder adquisitivo de la población, especialmente a las capas más débiles económicamente. Dada la desidia con que la Royal Mint despachaba el asunto, sin apenas producir moneda de cobre desde 1754, Boulton y Watt no solo propusieron un modo de producción mecanizado y más eficiente a través de la maquinaria de vapor, sino también unas nuevas piezas que desanimaran a los falsificadores. 


Medio penique de Jorge III (izda.) emitido por el Soho Mint a principios del siglo 
XIX y otro medio penique de Jorge II (dcha.) de mediados del siglo XVIII

De esta forma en 1789 se estableció el Soho Mint, primera ceca en la que la emisión de monedas se hacía mediante maquinaria de vapor ¿Cómo eran estas nuevas piezas? Ya tuvimos la ocasión de verlo en este blog gracias a los imponentes cartwheel pennies pero como fue hace algún tiempo lo podemos repasar. Básicamente las nuevas monedas contenían elementos de seguridad novedosos, principalmente el borde grueso y las inscripciones incusas en este borde, tal y como podemos ver en las imágenes. Además, al ser producidas enteramente por máquinas y no por operarios se conseguía un circulante homogéneo en el que todas las monedas se obtenían con idéntico mismo peso y diámetro. De esta forma, las piezas de cobre pasaron de tener un aspecto no muy diferente al de los ases romanos a mostrar las características que hoy damos por supuestas en cualquier moneda. 


Reverso de 1/96 de rupia de la Compañía de las Indias Orientales de la presidencia 
de Madras,  con la marca comercial en el reverso

Además, en este proceso ocurrió algo muy curioso. Normalmente pensamos que lo lógico sería comenzar de manera local para después pasar a la internacionalización, pero en el caso de las monedas del Soho Mint fue al revés. Antes de que finalmente la Royal Mint ofreciera a Boulton un contrato para la emisión de moneda en 1797, Soho Mint ya había producido cospeles para casas de moneda extranjeras (como la de los recién independizados Estados Unidos) y moneda para Rusia y las colonias británicas. Precisamente quiero detenerme un momento en la producida para la Compañía de las Indias Orientales (East India Company). Hace poco tuve el placer de encontrarme con un ejemplar de 1/96 de rupia de la llamada Presidencia de Madras (es decir, la sección de la compañía que administraba la parte oriental de India) que guarda las características del "cartwheeel penny": borde pronunciado con leyenda incusa y proporciones perfectas. Refleja en su reverso el emblema de la compañía, una figura en forma de corazón con las iniciales EIC en su interior y coronada por un número 4 que podría considerarse como una de las marcas comerciales más antiguas.  



Imagen del Soho Manufactory de principios del s. XIX
(fuente: wikipedia)

Del Soho Manufactory no quedan más que ilustraciones de la época, ya que fue demolida en 1863. Aún así, los vestigios y homenajes al legado de Boulton y Watt son omnipresentes en Birmingham. Es una pena que no me diera cuenta en su momento de que además de cuna de la Revolución Industrial, esta ciudad lo fue también de las técnicas de acuñación modernas. 

 

The birth of the new Bombay Mint c. 1790-1830 - Matthew Boulton's pioneering contribution to modernization of Indian coinage, por Mahesh A. Kaira en Proceedings of the Indian History Congress, vol. 74 (2013) pp. 416-425

https://www.birmingham.gov.uk/info/50165/birmingham_connection/1579/archives_of_soho

https://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%A1quina_de_vapor_de_Watt

https://en.wikipedia.org/wiki/Matthew_Boulton

https://www.bbc.com/news/uk-england-birmingham-29462839

miércoles, 30 de septiembre de 2020

DINERO DE EMERGENCIA DE SAN MARINO

El dinero de emergencia me produce sentimientos encontrados. Me parece uno de los objetos de coleccionismo más interesantes por su valor histórico y su atractivo, aunque por otro lado doy gracias por no haber tenido que utilizarlo nunca. Situaciones de inestabilidad o conflicto como guerras o crisis económicas prolongadas no son precisamente momentos por lo que pueda sentir algún tipo de añoranza. "Vivir tiempos interesantes", como reza la maldición china, es algo de lo que el ser humano huye como por instinto. 


Mini-assegni del Instituto Bancario Italiano de 1976


Tiempos interesantes fueron, sin duda, los "años de plomo" italianos en la década de 1970. Como vimos en su día (los mini-assegni), Italia vivió durante este periodo su crisis política y social más grave desde la II Guerra Mundial. Los efectos de la crisis del petróleo fueron devastadores en un mundo que prácticamente había olvidado lo que era una recesión. El aumento del desempleo y la inflación deterioraron las condiciones de vida y provocaron un aumento de la conflictividad social, llegando incluso a tomar forma facciones terroristas de corte revolucionario. Las tristemente famosas “Brigadas Rojas” consiguieron marcar la agenda política italiana durante la segunda mitad de la década, sobre todo cuando secuestraron y posteriormente asesinaron a uno de los políticos más influyentes de la Italia de posguerra, Aldo Moro.

La depreciación de la lira, que llegó a un punto en el que las monedas metálicas vigentes tenían un valor intrínseco superior al facial, provocó una escasez de cambio que afectó a toda la población, especialmente al pequeño y mediano comercio. Como en muchas ocasiones, la solución vino de parte de la iniciativa privada cuando diferentes entidades de crédito pusieron a disposición de los comerciantes unos cheques conocidos como "mini-assegni" con valores entre 50 y 350 liras. Circularon como una moneda más entre 1975 y 1978, algo que sin duda ayudó a mantener las actividades económicas cotidianas en un momento delicado. Poco me imaginé cuando escribí sobre estos pequeños cheques emitidos para la circulación que las repercusiones de la crisis italiana tendrían efecto fuera de sus fronteras. O quizá en el caso de hoy no tan fuera.



San Marino es en un mundo globalizado un ejemplo de supervivencia,  una verdadera reliquia en términos políticos. Se trata de la única ciudad-estado que queda en el norte de Italia, cuyo sistema permanece desde la época en que repúblicas como Florencia, Génova o Venecia dominaban el comercio mediterráneo. Situada entre las regiones de Emilia-Romaña y Las Marcas, consiguió su independencia del papado a finales del siglo XIII, y muchas de sus instituciones actuales datan de esa época. Una de las más llamativas es la figura de los capitanes regentes, que a modo de los antiguos cónsules romanos actúan como jefes de estado por parejas con el fin de controlarse mutuamente. Ha sobrevivido a invasores tan variopintos como los ejércitos papales (César Borgia dejó en este sentido un recuerdo poco grato en 1503) y las potencias el Eje durante la Segunda Guerra Mundial, y supo jugar sus cartas en situaciones tan delicadas como las invasiones napoleónicas e incluso a mediados del siglo XIX durante el proceso de unificación de Italia. Seguramente la ayuda logística que San Marino prestó a los revolucionarios y su buena relación con el emperador Napoleón III fueron clave en la preservación de su status como república independiente. 

Pese a esta independencia (algo fácil de comprobar en muchas competiciones deportivas) la relación de San Marino con Italia es muy estrecha como nos podemos imaginar. Económicamente siempre ha sido un país muy integrado en Italia, estado con el que desde 1862 ha ratificado una unión aduanera. De hecho, antes del euro utilizó la lira, y por tanto sufrió la misma escasez de circulante de bajo valor a mediados de los 70. Prueba de ello es el "assegni" de 1976 que comparto hoy por valor de 200 liras emitido por la Cassa di Risparmio (es decir, la caja de ahorros) della Repubblica di San Marino, una de las entidades de crédito con más solera de este microestado. Un ejemplo de que las repercusiones sociales de una crisis económica llegan incluso a los lugares con más alto nivel de vida. 





  



jueves, 17 de septiembre de 2020

CRIPTOMONEDAS

Imagen de pibank.es
Imagen de pibank.es

No sé si os habréis preguntado alguna vez (yo lo hago a menudo) cómo de tangible es nuestro dinero. Ganamos un sueldo, va a parar a nuestra cuenta bancaria, pero muy poco de ese dinero lo llegamos a tener en nuestras manos: casi todas las transacciones las hacemos con tarjeta, mediante transferencia bancaria o domiciliación, dejando el dinero físico solo para compras menores. El dinero es cada vez más virtual, tanto que han llegado a proliferar formas de moneda puramente informáticas, que escapan enteramente a instituciones públicas y entidades financieras y su valor y uso depende únicamente de las personas y empresas que las aceptan. Todos hemos oído hablar de las criptomonedas, pero ¿qué son realmente? 

Básicamente consisten en depósitos de valor cuya seguridad se garantiza a través de algoritmos criptográficos. Criptografía, recordemos, es la técnica a través de la cual se pueden desarrollar códigos destinados a alterar representaciones lingüísticas o mensajes de tal forma que ningún receptor no autorizado pueda descifrarlos. Es suma, una criptomoneda es una cadena de datos, una emisión virtual creada gracias códigos computerizados que por tanto solo puede existir en la red. Su fortaleza, y por tanto su atractivo, se basa en que se integran en un sistema muy descentralizado, independiente de cualquier gobierno, empresa o entidad financiera, y su funcionamiento dependerá de la credibilidad que le den sus propios usuarios. 

¿Cómo se pueden adquirir? Los usuarios pueden descargar en su dispositivo su monedero virtual desde  la plataforma de criptomonedas que deseen gracias al cual podrán realizar o recibir pagos. Para comenzar las transacciones con criptomonedas hay diversas opciones: aceptando pagos en criptomoneda,  comprándoselas a otros usuarios o a través de casas de cambio, una suerte de bancos online de criptomonedas. También se pueden conseguir mediante un proceso conocido como "minería" que comentaremos a continuación.  


Para entender cómo funcionan las criptomonedas tenemos que tener claro el concepto de cadena de bloques o "blockchain". Las transacciones (compra o venta de bienes y servicios) que se realizan entre los usuarios autorizados en criptomoneda consisten en transferencias de valores de un monedero electrónico a otro. Los monederos contienen una clave privada utilizada para firmar las operaciones, considerada una prueba matemática de que el usuario ha realizado realmente esa operación que pasa a formar parte de la cadena de bloques. La cadena de bloques, por tanto, viene a ser una base de datos en la que se registran todas las transacciones que se almacenan en ordenadores distribuidos geográficamente en diferentes puntos. Cada uno de esos ordenadores o "nodos" verifica la transacción que, una vez se comprueba que concuerda con las versiones de los demás, sube a formar parte de esta base de datos. Este registro es permanente y no puede ser modificado a menos que los nodos lo validen, lo cual hace muy difícil que puedan realizarse transacciones fraudulentas. Se trata por tanto de una contabilidad pública compartida. 

Precisamente este proceso de verificación, o consenso distribuido de la veracidad de las transacciones, es lo que se conoce como minería. Cuando se realiza una transacción, se envía a todos los usuarios encargados de la validación (conocidos también como "nodos completos"). Estos "mineros" deberán resolver un problema matemático a través de un software que les permitirá agregar un bloque de transacciones al libro público, existiendo una recompensa (en criptomonedas, por supuesto) para el minero que resuelva este problema. Para ser usuario de nodo completo se necesitan una serie de requisitos, sobre todo contar con versiones recientes de Windows, Mac OS X o Li, 200 GB de espacio libre en el disco, 2 GB de memmoria RAM, conexión a internet de alta velocidad y estar preparado para hacer un uso considerable de energía, ya que se recomienda un funcionamiento continuo del equipo informático (o al menos 6 horas diarias). 

De esta manera, la criptografía se considera como una de las principales ventajas y fortalezas de estas monedas. No solo sirve para controlar todas las transacciones y hacerlas seguras, sino también para impedir que se produzcan fraudes (como gastos dobles) y limitar la emisión de nuevas criptomonedas, de tal manera que su flujo sea controlado. Es necesario en este sentido puntualizar que el proceso de minería tiene que enfrentarse a problemas matemáticos cada vez más complicados y la recompensa recibida se reduce a la mitad cada cuatro años. En el caso de Bitcoin, primera de las criptomonedas y hoy día la referencia para todas las demás, tiene una cantidad predeterminada de 21 millones de unidades. Al ser controladas por los usuarios, su valor en el mercado depende de su aceptación: cuantos más usuarios, mayor será su atractivo en el mercado y por tanto mayor su valor. 

Las transacciones son rápidas, por lo general tienen un duración de unos pocos minutos, y su alcance es prácticamente global. Hoy día pueden adquirirse diferentes bienes y servicios con criptomonedas, desde vuelos y estancias en hoteles hasta títulos universitarios. Eso si, no todas las criptomonedas tienen el mismo nivel de aceptación, y algunos países las están comenzando a prohibir o a imponer severas limitaciones. Muchas veces se considera al mercado de criptomonedas como una posibildad de inversión, dada su juventud (apenas una década de existencia) y su pujanza. 


Esta novedad es precisamente la mayor debilidad de las criptomonedas. Al no estar reguladas y escapar del control estatal, los usuarios se ven completamente desprotegidos si algo sale mal. Por lo general, el valor de las criptomonedas no es muy estable, sufriendo constantes fluctuaciones, por lo que la inversión en criptomonedas no es segura. Los pagos con criptomoneda son irreversibles (una vez que se verifica la transacción no se admiten cambios, como explicamos más arriba), por lo que es imposible recuperar el dinero mediante devoluciones y puede suponer un atractivo para operaciones de dudosa legalidad o donde intervenga el dinero negro.  

Además, pese a toda la seguridad expuesta más arriba, estas monedas virtuales no están libres de intervenciones poco deseadas, como operaciones de hackeo o pirateo que den acceso a todas las transacciones de las cadenas de bloques así como a las cuentas de los usuarios. La energía que se consume en el proceso de minería es otro objeto de crítica, ya que la tendencia cuando una criptomoneda tiene éxito es que intervengan cada vez más mineros, con sus equipos informáticos trabajando a pleno rendimiento y por tanto consumiendo más electricidad. 

Y un pequeño inconveniente para muchos: al ser estrictamente digitales, no se pueden coleccionar. Afortunadamente, los creadores de dinero de fantasía nos pueden echar una mano a los coleccionistas en este aspecto, como se puede comprobar con el billete de las imágenes. Se trata de un Bitcoin, en honor a la primera y más popular de las criptomonedas que en 2009 fue lanzada a la red por iniciativa de un programador (o grupo de programadores) anónimo bajo el alias de Satoshi Nakamoto. Es sin duda un billete de fantasía muy conseguido, con marcas de agua, número de serie y elementos de seguridad como la banda magnética del reverso. No da pistas sobre sus emisores, pero tras indagar un poco creo que se trata de una empresa china, Cangnan Worth Arts and Crafts Co. Ltd. (https://cnworth.en.alibaba.com/) dedicada al diseño y producción de objetos coleccionables. 

Para mí ha sido en cualquier caso un placer escribir esta entrada por todo lo que he aprendido de un tema que escapaba enteramente a mi conocimiento hasta hace unos días. Desde un punto de vista estrictamente numismático las criptomonedas son fascinantes en tanto en cuanto desafían todo lo defendido hasta ahora relativo a la definición tradicional de moneda: metálica, emitida por una autoridad que le confiere un valor, de curso oficial y aceptada por la población... de todas estas cualidades una criptomoneda solo cumple (y no del todo) una de ellas. El listado de referencias que incluyo a continuación puede dar una idea de la dificultad que entraña para personas de letras adentrarse en el mundo de la informática. Pero no es sino una demostración de que el afán de coleccionar no conoce límites...


https://libertex.org/es/blog/que-son-las-criptomonedas-y-como-funcionan

https://es.cointelegraph.com/bitcoin-for-beginners/what-are-cryptocurrencies

https://es.beincrypto.com/aprende/eres-nuevo-con-criptomonedas-esto-necesitas-saber/

https://www.consumidor.ftc.gov/articulos/lo-que-hay-que-saber-sobre-las-criptomonedas

https://bitcoin.org/es/

https://es.wikipedia.org/wiki/Criptomoneda

https://www.criptonoticias.com/criptopedia/como-elegir-monedero-cartera-bitcoin-criptomonedas-criptoactivos/

https://academy.binance.com/es/blockchain/what-are-nodes

lunes, 31 de agosto de 2020

LA CONSPIRACIÓN DEL AMERO

Hace ya más de dos décadas que el euro se convirtió en nuestra moneda oficial (y casi veinte años que lo podemos llevar con nosotros) y hasta el momento puede afirmarse que en muchos sentidos la moneda única ha sido un éxito. La adopción de políticas comunes en la Unión Europea nunca ha sido sencilla, dado el peso que siguen teniendo en esta institución las decisiones de los estados miembros, algo lógico si tenemos en cuenta que la pertenencia a la UE se basa en la libre decisión de estados soberanos. La puesta en marcha de una moneda única es además un asunto realmente sensible ya que requiere que las partes cedan soberanía en un aspecto en el que los estados han ejercido su poder durante siglos: la política monetaria. De hecho, algunos países miembros de la UE siguen rechazando la adopción de euro y la amenaza de abandonarlo es frecuentemente el arma electoral de partidos populistas tanto de izquierdas como de derechas.

Así y todo, dos décadas de tiempo han demostrado que las ventajas prometidas antes de su adopción no iban muy desencaminadas. La moneda única ofrece estabilidad económica y financiera, en tanto en cuanto da más seguridad a empresas y mercados, desapareciendo los riesgos de fluctuación y los costes de cambio. Asimismo, contribuye a estabilizar los precios, lo cual es positivo para los consumidores y, al estimular la inversión extranjera favorece el crecimiento económico y la creación de empleo. Además, ha demostrado resiliencia para hacer frente a las turbulencias financieras de hace una década, cuando muchos expertos le pronosticaban un final próximo. Pese a todos los problemas que supone poner de acuerdo a todos los estados que integran la zona euro, la Unión Europea, con su gestión rigurosa de la moneda única, ha transmitido una imagen sólida y relevante en la economía mundial que ha ayudado a estos países a hacer frente mejor a las crisis económicas. 

Relacionado con esto último, el euro también transmite una imagen de integración y cooperación que puede inspirar iniciativas similares. La firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Canadá, México y Estados Unidos en 1992 mediante el cual se ponía en marcha la eliminación de barreras al comercio entre los tres países así como el aumento de la inversión en sus territorios y la protección de la propiedad intelectual tuvo repercusiones más allá del ámbito estrictamente económico. La cooperación comercial entre países de distinto peso y nivel económico, y el ejemplo de la Unión Monetaria Europea, llevó a diferentes estudiosos a proponer una integración mayor, llegando incluso a la posibilidad de fundirse en una moneda única. El economista canadiense Herbert Grubel, en su ensayo The Case for the Amero: the Economics and Politics of a Northamerican Monetary Union de 1999 abogaba por imitar el proceso europeo con una moneda llamada "amero" aludiendo a las ventajas que una unión monetaria reporta en cuanto a estabilidad y seguridad financieras. 



Aún así, el caso norteamericano no puede compararse al europeo. Es posible que el TLCAN pueda servir de base para una futura mayor integración, pero en ningún caso el Tratado prevé instituciones supranacionales o una legislación propia por encima de las leyes nacionales de cada país. Además, se trata de países que difieren mucho en cuanto a peso económico en la economía mundial, no digamos ya en lo relativo al peso de sus respectivas monedas. Es poco probable que los estadounidenses puedan encontrar ventajas económicas renunciando a su  divisa,  actualmente la de mayor aceptación en todo el mundo. No obstante, y como el ser humano es experto en complicarse la vida y crear problemas donde no tiene por qué haberlos, a finales de la pasada década surgieron creadores de opinión que dieron a estas teorías más importancia de la que en realidad tenían, y transmitieron la idea de que la puesta en marcha del amero era inminente al margen de lo que opinaran las diferentes sociedades de Norteamérica. 

El documental Zeitgeist (2007) de Peter Joseph defendía a grandes rasgos la idea de un mundo en el que todo está perfectamente controlado y planificado por grupos estadounidenses poderosos en la sombra, de tal forma que acontecimientos como el crack de 1929, el ataque japonés a Pearl Harbor o los atentados islamistas de 2001 no serían más que actos orquestados por estos grupos con el fin de salvaguardar sus intereses. Dentro de estas actividades la creación de una unión monetaria norteamericana sería la forma en que Estados Unidos se libraría de su propia moneda para no tener que pagar su elevada deuda en dólares. 



Pero seguramente el amero le debe su mayor cota de popularidad al locutor Hal Turner, que aseguró en un vídeo de gran difusión en las redes que esa unión monetaria ya estaba prácticamente ultimada, y para asegurarlo mostraba una serie de piezas de diferentes valores que (siempre según su versión) le habían pasado algún contacto en el Departamento del Tesoro. El problema es que estas piezas eran de fantasía, concretamente de la compañía Designs Computed, que ofrece este tipo de material numismático a coleccionistas. El hecho de que además Turner perteneciera a círculos supremacistas y antisemitas le restaba aún más credibilidad a sus poco fundadas teorías. 

Eso si, las monedas y billetes de fantasía de ameros existen y están disponibles para los amantes de las curiosidades numismáticas.  Lo que comparto hoy no es de Designs Computed sino de otra empresa llamada Applied Currency Concepts, también experta en este tipo de emisiones. El billete de las imágenes pertenece a una serie en la que se representa fauna autóctona de Norteamérica, en este caso el bisonte (el de cinco ameros refleja una serpiente de cascabel y el de 10 un alce). Es de polímero y cuenta con número de serie y elementos de seguridad. La serie anterior, de 2011, dedicaba sus diseños a los puentes, de forma muy similar al diseño de los billetes de euro, símbolos de la búsqueda de todo aquello que une a pueblos diferentes. 

Y es que soñar no cuesta nada. En algunos casos, puede ser incluso coleccionable... 


https://ec.europa.eu/info/business-economy-euro/euro-area/benefits-euro_es

zonaeconomica.com "Amero" [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/amero (Consultado el 30 de Ago de 2020)

https://es.wikipedia.org/wiki/Uni%C3%B3n_monetaria_de_Am%C3%A9rica_del_Norte


martes, 18 de agosto de 2020

LOS PRIMEROS BILLETES

Dentro de las curiosidades que comparto en este espacio, las venidas del lejano oriente han ocupado un lugar destacado desde el principio. No es para menos, pues el mundo chino tiene una tradición numismática tan larga como occidente pero una evolución radicalmente distinta. Muchas de las características del dinero moderno, como su carácter fiduciario o el uso extensivo del papel moneda, fueron puestas en práctica en China mucho antes de que en el resto del mundo se pudieran siquiera imaginar. Si a esto añadimos sus formas en ocasiones peculiares, o el uso de caracteres (es decir, pictogramas o ideogramas) en lugar de imágenes y leyendas, los aficionados a la numismática podemos descubrir un apasionante mundo que explorar. La curiosidad que quiero compartir a continuación es simplemente fascinante pero tiene una pega tanto para coleccionistas como para aficionados, y es que no me es posible mostrar una imagen de ella. 

Como en cualquier rama del coleccionismo, en la numismática podemos encontrar objetos más o menos comunes, adaptados a las posibilidades económicas de cada coleccionista. Para aquellos objetos menos accesibles, siempre podremos recurrir a catálogos, manuales o en última instancia a los museos. Aún así hay casos en los que lo único que tenemos son testimonios de cronistas e historiadores, como sucede con los billetes de piel de venado del emperador Wudi del siglo II a.C. 

Extensión del imperio Han tras el reinado de Wu Di (fuente: Wikipedia)

Los siglos III-II a.C. presenciaron grandes cambios en el mundo chino. La dinastía Qin (chin) que seguramente debe el nombre que los occidentales damos a China, consiguió la singular empresa de unificar todos los diferentes reinos y estados bajo un único mando. Sus medios poco diplomáticos no le granjearon mucha simpatía entre el pueblo, que expulsó del poder a los Qin poco después de la muerte de Qin Shihuang en 206 a.C. Los sucesores Han consideraron que guardar parte del legado Qin era fundamental si pretendía afianzarse en el poder, cosa que sucedió en diferentes ámbitos como la división administrativa territorial y el código penal, aplicado con menos rigor. El emperador se hacía cargo de las finanzas y la política interior y exterior, dejando a las administraciones provinciales otras materias como el comercio, la educación o la justicia. 

La unificación monetaria que impusieron los Qin, con la emblemática pieza de cobre ban liang (半 两), es decir, medio liang o aproximadamente 8 g. de peso también se mantuvo. Puede parecer que esto simplificaba las cosas en este ámbito pero las primeras décadas de la dinastía Han en el poder demuestran todo lo contrario. Los Qin no se caracterizaron por emitir grandes cantidades de ban liang por lo que, pese a la aspiración Han de monopolizar la fabricación de dinero, la escasez de circulante llevó a las autoridades imperiales a aplicar una política de tolerancia con respecto a las otras fuentes de emisión: provincias, nobleza local y particulares. El resultado a mediados del siglo II a.C. fue una sobreproducción monetaria, caracterizada por la disparidad en cuanto a peso y calidad de las piezas ban liang. Se pasó de la escasez monetaria a una depreciación brutal de la moneda con la consiguiente inflación. 


Moneda ban liang de 8 zhu de peso. El carácter 半 se encuentra 
a la derecha y el 两 a la izquierda

Cuando Wu Di llega al poder en 140 a.C. China se halla en un momento de expansión, tanto territorial como económica. El descubrimiento de la Ruta de la Seda, línea comercial que conectaba China con el continente europeo a través de Asia Central y otra ruta al sur que conectaba Sichuan con Birmania e India serviría de estímulo para engrandecer el territorio controlado por la dinastía Han. Con el fin de controlar estas rutas así como hacer frente a las amenazas de tribus nómadas del exterior, Wu Di ordenó por el norte la ocupación de partes de la región del Manchuria y la península de Corea e impulsó la conquista de territorios al sur del Yangtze, llegando a Cantón y Vietnam. Al mismo tiempo mantuvo una política de buena vecindad con los reinos por los que pasaba la Ruta de la Seda y estableció guarniciones que sirvieran para proteger a los comerciantes chinos.  

Estas políticas necesitaban una financiación consistente. Por el lado monetario se apostó por la definitiva centralización imperial de la emisión de moneda y un nuevo tipo homogéneo, la wu zhu 五 铢, de cinco zhu de peso, es decir, 3,3 g., más ajustado a la realidad monetaria del momento y con características que hacían difícil su falsificación como un borde marcado tanto en reverso como en anverso. La emisión masiva de piezas wu zhu dio al imperio la ansiada estabilidad monetaria, convirtiéndose en la moneda que más tiempo se utilizó en la historia de China. 

Moneda wu zhu, con los caracteres 五 a la derecha
y 铢 a la izquierda

Además, Wu Di recurrió a formas alternativas de recaudación, que podemos calificar cuanto menos de imaginativas. Una de ellas consistía en la confección de billetes con la piel de un tipo de venado poco común que se criaba en los jardines imperiales. Como he mencionado al principio del artículo, no creo que exista ningún ejemplar que pueda exponerse en museos o colecciones, pero parece ser que consistía en un trozo de cuero de un pie cuadrado (es decir, 30 x 30 cm) con un borde con flecos ricamente decorado. Los príncipes y aristócratas que acudían a palacio a presentar sus respetos al emperador debían adquirir uno de estos "billetes" por la módica cantidad de 400.000 piezas de cobre. 

Tal y como señala F. Thierry no podemos considerar a este artículo como papel moneda, dado que no se concibió para circular fuera de la corte, sino más bien como una especie de impuesto a grandes fortunas. Aunque quizá no fuera más que una ocurrencia un tanto excéntrica, (prueba de ello es que no se mantuvo en el tiempo) poco podía sospechar Wu Di que acababa de sentar las bases de una forma de dinero que milenios después sería habitual no solo en su país, sino en todo el mundo. 

Les Monnaies de la Chine Ancienne, F. Thierry, Les Belles Lettres, Paris 2017

Early World Coins & Early Weight Standards, by Robert Tye, published by Early World Coins, York 2009

Encyclopedia of Money, by Larry Allen, ABC-Clio Inc. Santa Barbara, California 1999

El Mundo Chino, J. Gernet, Editorial Crítica, Barcelona 1991

Historia Breve de China, P. Ceinos, Sílex Ediciones S.L. Madrid 2006 


viernes, 31 de julio de 2020

EL DINAR DE LA KRAJINA

Situación de la República Serbia de la Krajina
(RSK) en Croacia. (fuente: wikipedia)
El conflicto que asoló los Balcanes durante la década de 1990 tuvo como principal consecuencia política la desintegración de la federación yugoslava y la creación de una serie de nuevos estados cuya andadura ha transcurrido desde entonces con mayor o menor fortuna. Lo que a veces pasamos por alto es que esta desintegración pudo afectar también a las nuevas entidades políticas. Hace algunos años, a propósito del desafío separatista catalán leí un artículo en el diario El País que recomendaba a los independentistas tomarse en serio movimientos como el de Tabarnia, ridiculizado en aquel momento, porque las secesiones suelen ir acompañadas de movimientos rupturistas internos. Es lógico pensar que si se rompen las reglas, se rompen para todos. En la mente del articulista estaba el ejemplo de la ex-Yugoslavia y más concretamente el que vamos a tratar hoy, el de la Krajina croata. 


Es cierto que el choque entre diferentes nacionalismos fue el verdadero motor de las atrocidades que se cometieron en la zona durante gran parte de la década, pero también lo es que la idea de una "Gran Serbia" propugnada por Milosevic era clave para avivar un conflicto que se escapaba a sus gobernantes de las manos. Hace casi dos años tuvimos la oportunidad de ver aquí lo que esto supuso en la frágil Bosnia- Herzegovina desde 1992 y hoy veremos un caso similar aunque en territorio croata. Krajina, región situada en la parte sudoriental de Croacia a lo largo de su frontera con Bosnia, era una zona poblada mayoritariamente por serbios. A principios de los años 90, cuando las tensiones internas de la federación yugoslava hacían presagiar escenarios de ruptura, representantes de esta población serbia comenzaron a tomar posiciones para constituirse en región autónoma primero y en república independiente después. Todo ello con la lógica oposición croata, que tras conseguir reconocimiento internacional pretendía preservar su integridad territorial. Y, por supuesto, con la aquiescencia serbia, que aspiraba a incorporar esos territorios a su soberanía. 

De esta forma, a finales de 1991 y una vez constatadas las separaciones de Croacia y Eslovenia, la región de Krajina se proclamó como Republika Srpska Krajina (República Serbia de la Krajina) y en Febrero de 1992 incluyó en su constitución los territorios de mayoría serbia de Eslavonia Occidental, Eslavonia Oriental, Baranya y Sirmia Occidental, estos tres últimos separados del resto. En medio de todo el caos (recordemos que paralelamente los enfrentamientos en la vecina Bosnia se recrudecían) surgía una nueva entidad que pretendía ser un estado, y contaba con instrumentos para ello: además de una base territorial, una asamblea, una constitución,  gobierno y ministerios, un ejército y por último (y no por ello menos importante) una moneda: el dinar de Krajina. 

Pese a todo, la nueva RSK tenía notables debilidades. Una, su nulo reconocimiento internacional pese a los esfuerzos de sus autoridades. El reconocimiento de Croacia y Eslovenia ya supuso un paso muy arriesgado para una comunidad internacional que no suele ver con buenos ojos los movimientos secesionistas. La otra, su total dependencia de Serbia, la "patria común" a la que aspiraba pertenecer en último término, dada su escasez de recursos para sostenerse en tiempos de conflicto. Pese a que el apoyo financiero y logístico de Serbia fue constante y leal, no fue suficiente para suplir las evidentes carencias de la RSK: escasos recursos naturales e industria propia, una agricultura devastada, los lazos comerciales con Croacia rotos y la inexistencia de otras fuentes como el turismo se traducían en una falta de ingresos que solo la dependencia externa podía paliar en parte. Tenemos así una situación económica muy similar a la de Serbia o la de la Republika Srpska de Bosnia pero agravada por su subordinación total a la ayuda exterior. 


El dinar de Krajina, que es nuestro papel moneda de hoy, se puso en marcha en Julio de 1992 ligado al dinar yugoslavo. Por lo tanto, no sorprende comprobar que sufrió una hiperinflación similar a la de aquél:  313 millones % mensuales, la tercera mayor de la historia por detrás de Hungría en 1945 y Zimbabue en 2007, con una tasa diaria del 64,6 % y los precios doblándose en aproximadamente día y medio. El primer dinar consistió en billetes (nunca se emitieron monedas) de 10, 50, 100, 500, 1.000 y 5.000 dinares seguidos un poco más adelante de denominaciones de 10.000 y 50.000 y, cuando la inflación se comenzó a disparar, de 100.000, dando paso a los millones hasta los 10.000 millones. Siguiendo el clásico manual de la lucha desesperada contra la inflación, en 1993 se puso en circulación el segundo dinar con una equivalencia de 1 nuevo dinar = 1 millón de antiguos dinares con las siguientes denominaciones: 5.000, 50.000, 100.000, 500.000, 5 millones, 100 millones, 500 millones, 5.000 y 50.000 millones. El tercer dinar, introducido en 1994, equivalía a 1.000 millones de los segundos dinares, y las denominaciones fueron de 1.000, 10.000, 500.000, uno y 10 millones. En este contexto, podemos imaginarnos la confianza que la sufrida población de Krajina tenía en su moneda. 


El billete que tengo el gusto de compartir hoy pertenece al segundo grupo de 1993, y es el de denominación más baja, 5.000 dinares (es decir, 5.000 millones de los antiguos dinares). Pese a su escaso valor presenta un atractivo diseño, con el escudo serbio en el reverso y la fortaleza que se alza sobre la ciudad de Knin en el anverso. La elección de esta simbólica construcción, de los siglos XVII-XVIII aunque comenzada durante la Edad Media, se debe a que Knin fue la capital de la RSK. Históricamente también es un símbolo para los croatas, dada su posición estratégica en Dalmacia cerca del Adriático y nudo de comunicaciones hacia Bosnia y la Croacia continental, y el hecho de que también fue la capital del reino croata en el siglo XI. 

Por este motivo la toma de esta ciudad durante la llamada Operación Tormenta por parte del ejército croata en Agosto de 1995 tuvo un valor que iba más allá de lo militar. La República Serbia de la Krajina se desmoronó en pocos días sin oponer resistencia, exponiendo así la debilidad de las estructuras de estado que había tratado de crear desde 1991. Una debilidad que, como vemos, afectó de forma especial a su moneda. 


Sobre las crisis de la ex-Yugoslavia: 
Taibo, C. Para Entender el Conflicto de Kosova, Colección Los Libros de la Catarata, Madrid 1999

Sobre la RSK: 

Sobre el dinar de Krajina: 
Standard Catalog of World Paper Money. Modern issues: 1961 - date Volume 3 (10th Edition) Edited by George S, Cuhaj 2004 Krause Publications. 

Sobre la hiperinflación: 

viernes, 17 de julio de 2020

EL NUMMULITES

Son muchos los temas que bajo el ambiguo epígrafe de "curiosidades numismáticas" he tratado en este blog en los más de ocho años desde que me dio por iniciarlo. Muchos de ellos han tenido más que ver con las curiosidades (a secas) que con la numismática, pero en cualquier caso han guardado una relación con el concepto de dinero y el uso que hace el ser humano de éste. Caparazones de molusco (un tipo de dinero usado durante milenios en muchas partes del mundo hasta hace bien poco, por cierto), cigarrillos, arroz, té o cacao nos dan una idea de lo poco que hace falta para que una comunidad establezca un modo aceptable para el intercambio de bienes y servicios. El caso de hoy es uno de los pocos en los que no tengo nada claro su uso como dinero, aunque no podía pasar por alto la raíz de su nombre.

Imagen de nummulites (fuente: wikipedia)

El nummulites (del latín "nummulus", pequeña moneda) es un fósil muy común. Resulta un poco paradójico calificar de común a un fósil, ya que no es un proceso que pueda generalizarse, toda vez que los organismos o plantas tienden a servir de alimento o descomponerse con el tiempo. Los fósiles (del latín "fossilis", que significa "excavado") son por tanto restos orgánicos de tiempos muy remotos que han llegado reconocibles hasta nuestros días preservados en rocas sedimentarias a través de diferentes procesos que en general requieren cambios físicos y químicos muy complejos, y que únicamente pueden darse en condiciones muy específicas. Normalmente llegan hasta nosotros las partes duras de los organismos, es decir, los esqueletos y exoesqueletos, ya que son los que más posibilidades tienen de preservarse. Entre estos últimos uno de los más populares en cualquier tienda de minerales que se precie destaca nuestro protagonista de hoy.  

El nummulites constituye en este sentido un caso paradigmático. Se trata de un género de organismos unicelulares (protozoos emparentados con las actuales amebas) que vivieron en fondos marinos durante el Paleoceno y el Eoceno, es decir, hace entre 40 y 66 millones de años. Eran organismos unicelulares cuyo caparazón, que podía oscilar entre unos pocos milímetros y los 6 centímetros y poseer formas planas o globulares, estaba formado por una compleja estructura de cámaras conectadas de forma helicoidal y separadas por tabiques perforados. Estas pequeñas perforaciones (o forámenes, de ahí que el grupo de los nummulites sea conocido como foraminíferos) servían para que unos finos pseudópodos ejercieran funciones de captación de alimento y locomoción, así como de construcción del caparazón. 

Resulta muy interesante comprobar cómo un organismo unicelular podía ser capaz de construir lentamente un exoesqueleto de calcita alrededor de él. Habitaba mares poco profundos y cálidos, de alrededor de 25º C y en su época dorada, que coincidió con el ocaso de los dinosaurios, fueron muy abundantes. Esta abundancia, que hoy puede comprobarse en cualquier región que formara parte del Mar de Tetis como los países mediterráneos sin ir más lejos, seguramente se debía a su relación de simbiosis con las algas. Las algas proporcionaban nutrientes y contribuían a eliminar CO2, lo cual aumentaba la calcificación del exoesqueleto y el nummulites por su parte albergaba algas microscópicas en un entorno favorable a éstas lo que permitía su reproducción. 

Imagen de nummulítidos (wikipedia)

Como creo que ya he cubierto sobradamente la descripción científica (no está mal para un chico de letras, creo yo) me detendré en la relación de este interesantísimo fósil con el dinero. Fue bautizado hace más de 200 años como "nummulites" por su forma lenticular similar a una pequeña moneda, no obstante han sido conocidos por este motivo desde hace más tiempo, lo que hace pensar que quizá la elección del nombre científico no fuera casual. Por ejemplo, en diferentes zonas de la geografía española los nummulites han sido conocidos como "dineretes de Sevil" en Aragón o "dinerets de pedra" y "centimets" en Cataluña y Valencia. Sin duda no es más que una especulación, pero podría tratarse de un caso singular de fusión entre ciencia y cultura popular. 

Y algo que no se puede pasar por alto es el protagonismo que el nummulites tiene en la construcción de una de las maravillas arquitectónicas del mundo, la pirámide de Giza, levantada con bloques de piedra caliza formada precisamente gracias a este pequeño fósil. De hecho, se ha especulado con la posibilidad de que pudieran utilizarse como moneda en el Antiguo Egipto, una idea que no es descabellada en sí misma (los caparazones han sido empleados para este fin por muchas culturas a lo largo de la Historia) pero que no cuenta hoy día con una base sólida que la sustente. 

En cualquier caso, hoy los nummulites constituyen un interesante objeto de estudio para geólogos y biólogos, así como un magnífico artículo para coleccionistas. Y también, por qué no, una excusa para que los aficionados a la numismática nos sumerjamos alguna vez en materias distintas de la historia, la economía o la política.      


Sobre los fósiles: 

Translate