sábado, 29 de junio de 2013

COMO FABRICAR TU PROPIO DINERO (III)

En anteriores entradas he escrito acerca de particulares que han tenido la iniciativa de imprimir sus propios billetes con diferentes fines. En el caso de Sergei Mavrodi en la Rusia poscomunista, se trataba de dotar de apariencia seria a una estafa piramidal en toda regla. En el caso de Len Hill sus libras de las islas Sebades pretendían ser un medio para recaudar fondos para una causa conservacionista. Hoy me gustaría añadir una tercera iniciativa con la que me encontré hace bien poco: la emisión de dinero de fantasía con fines artísticos. Se trata de los numismas del reino de Kamberra de Franck Medina.



Este polifacético artista y filántropo de 39 años afincado en Luxemburgo utiliza la numismática como forma de expresar su sensibilidad y sus ideales. Para ello ideó el reino de Kamberra cuando solo era un adolescente. Este estado imaginario es una monarquía constitucional  (con él mismo como soberano bajo el nombre de Franck I) que cuenta con una población de 23.800 habitantes. Está situado en el Pacífico (un hecho no casual como veremos a continuación) y sus dos idiomas oficiales son el español y el kamberri. No en vano, el nombre del reino proviene del vocablo kamba'area que en kamberri significa "lugar de encuentro". Y es que para Franck Medina su reino es "una isla de paz, bienestar, tolerancia y solidaridad". Es interesante comprobar que, en la vida real, el nombre de la capital australiana (Canberra) tiene el mismo significado en el lenguaje aborigen ngunawal

La moneda oficial de Kamberra es el numisma, que por cierto y para mayor comodidad ha adoptado el sistema decimal, de tal manera que un numisma equivale a 100 lotis. En 1988 Franck Medina emitió su primer billete de numismas y desde entonces su imaginación no ha dejado de trabajar. En las imágenes podemos contemplar las dos caras de un billete de 50 numismas de 2012 que forma parte de una serie dedicada al zodiaco chino. Pese a su aparente seriedad, puesto que el billete es de polímero y contiene un número de serie y una barra de seguridad, el autor se permite cierta licencia humorística. Así, en la esquina inferior izquierda del reverso puede leerse "la ley castiga al falsificador con doce años de cárcel y un millón de numismas de multa". Quedamos avisados. 

A partir del año 2004 el reino de Kamberra comenzó a emitir monedas bimetálicas con la efigie de Franck I en las monedas de 1 numisma y la de Albert Einstein en las de 2 numismas. En estas páginas podéis encontrar numerosos ejemplos de la creación numismática de Franck Medina, tanto en monedas como en billetes. Otros personajes elegidos para decorar el papel moneda han sido iconos cinematográficos como James Dean o Louis de Funes,  genios de la música clásica como Mahler o Mozart o célebres escritores como Julio Verne. 

Frente a la opinión de lo absurdo que puede resultar coleccionar moneda de un país imaginario Franck Medina argumenta: "Queridos amigos, ¿qué es oficial, y qué no, en esta vida? Una moneda es solo una moneda. Una moneda no es más que simple metal sin valor para nosotros. El arte, y no el metal, es lo que le da valor". Si lo que pretendía era hacernos reflexionar, sin duda lo ha conseguido. Al menos en mi caso. De corazón, muchísimas gracias, Franck, y no dejes de seguir creando. 

Y con este dinero rebosante de color me despido por todo un mes, pues llegaron las ansiadas vacaciones. Os deseo un feliz verano, en el que podáis desconectar y volver con las pilas bien cargadas, puesto que a la vuelta nos espera más dinero curioso y peculiar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate