jueves, 8 de marzo de 2012

LOS ASSIGNAT: BILLETES REVOLUCIONARIOS


Hoy quiero dedicar una entrada a los assignat, el papel moneda circulante en la Francia revolucionaria de finales del siglo XVIII. Todos sabemos que la Revolución Francesa de 1789 no se limitó a un simple cambio de gobierno o de régimen, sino que trajo consigo una transformación profunda en la concepción del Estado y la política. Los principios defendidos por los revolucionarios, como la igualdad ante la ley, la soberanía nacional o el derecho a la propiedad suponían una total ruptura con la sociedad estamental que caracterizaba al Antiguo Régimen así como la culminación del proceso reformista emprendido por la Ilustración. Una de las transformaciones más radicales que proponía la Revolución era la relativa a la separación entre Iglesia y Estado. En este sentido, los billetes assignat son una prueba tangible de la aplicación de este principio en la práctica.

La situación económica heredada de los últimos años del reinado de Luis XVI era desastrosa. De hecho, la Revolución de 1789 fue una forma de canalizar el descontento existente entre el pueblo llano o Tercer Estado. Los gobiernos revolucionarios surgidos de la Asamblea Nacional se encontraron con el reto de conseguir ingresos rápidos para hacer frente a la creciente deuda pública. La solución propuesta por Talleyrand consistió en la nacionalización de tierras pertenecientes a la Iglesia, que pasarían a convertirse en “bienes nacionales” (biens nationaux).
De este modo, numerosas tierras pertenecientes al clero fueron confiscadas y el valor de los assignat, emitidos a partir de Diciembre de 1789, quedaba respaldado por aquéllas. Por tanto, los assignat comenzaron  haciendo las veces de  títulos de propiedad o bonos del Tesoro, ofreciendo a sus compradores un interés del 5 %.  En poco tiempo, las dificultades económicas llevaron a los gobiernos revolucionarios a rebajar este interés hasta desaparecer por completo. Este hecho, unido a una creciente proliferación en la emisión de papel moneda, terminó convirtiendo a los assignat en moneda circulante.  

Como en otras ocasiones en la Historia de la Humanidad, como muestra  el dinero hansatsu en Japón (http://curiosidadesnumismaticas.blogspot.com/2012/02/el-dinero-de-marcapaginas.html) o los billetes notgeld en Alemania (que mostraré próximamente en otra entrada) los assignat sirvieron para hacer frente a una situación de escasez de moneda metálica. La emisión de estos billetes tuvo efectos inmediatos positivos en la economía de la Francia revolucionaria: las transacciones comerciales se vieron facilitadas y gran parte de la deuda pública pudo ser financiada, ya que el dinero assignat fue aceptado incluso por acreedores internacionales. Además, muchos agricultores encontraron la forma de adquirir tierras a precios razonables. No obstante, la falta de control sobre la emisión de estos títulos fue la causa de su declive final: en poco tiempo, su producción indiscriminada provocó una superinflación que anuló los efectos positivos expuestos anteriormente. De hecho, esta inflación fue tan alta que el valor facial de muchos assignat terminó siendo inferior al precio del papel en que eran impresos. Por si esto fuera poco, la facilidad para falsificarlos hizo aún más daño a la ya de por sí maltrecha economía de la Francia post-revolucionaria. 

Los assignat quedaron así heridos de muerte. Pese a los tímidos  intentos gubernamentales por controlar la inflación la situación de inestabilidad política interna (época del terror, continuas revueltas por la escasez de alimentos) unida a las guerras contra potencias vecinas como Austria y Prusia  a mediados de la década de los noventa del siglo XVIII hicieron imposible adoptar políticas que favorecieran una mínima estabilidad financiera. A principios de 1796 los assignat fueron suprimidos y sustituidos por los mandats, que también fracasaron en poco tiempo. Pero esto ya es otra historia…

Las imágenes que muestro representan dos billetes assignat del “segundo año de la República”, es decir, 1793. Sólo están impresos por un lado. El de arriba es de 50 sols y representa a dos alegorías de la Justicia y de la Constitución (Droits de l’Homme). El de debajo es de 5 livres. Para más información e imágenes de este interesante papel moneda, os recomiendo leer las siguientes webs, en las que este post se basa en gran parte: 


http://www.nbbmuseum.be/2012/02/revolution.htm
http://www.rarecoincollector.net/index.php?main_page=product_info&cPath=41&products_id=6363
http://www.britishmuseum.org/explore/highlights/highlight_objects/cm/a/assignat_note_for_50_sols.aspx

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate