domingo, 10 de mayo de 2015

MONEDAS DE LOS ESTADOS PRINCIPESCOS (INDIA)

Anverso de XX cash de Mysore
Mide 21 mm y pesa 9 grs. 
De nuevo hoy nos sumergimos en todo un desafío para los estudiosos: la numismática india. Ya hemos tenido la ocasión de comprobar lo que dan de sí 2.500 años de emisión continua de moneda en una zona que ha conocido infinidad de reinos, estados e imperios tanto propios como invasores. Hoy nos centramos en uno de sus momentos históricos más relevantes, que, paradójicamente, desembocó en un prolongado periodo de decadencia y tutela occidental. Se trata del final de la era mughal, último gran imperio indio antes de la independencia de 1947. 

Los mughal, originarios de Asia central (ligaban su linaje al de Gengis Khan y Tamerlán) y de confesión musulmana, penetraron en el subcontinente indio desde el norte durante la primera mitad del siglo XVI, sometiendo al Sultanato de Delhi y controlando la totalidad de la región a mediados de siglo. Se considera a Akbar (“el Grande” en árabe) el primer emperador mughal, pues fue quien que consolidó las estructuras de estado que harían perdurar este imperio hasta principios del siglo XVIII. Akbar, que reinó entre 1556 y 1605, dotó a su imperio de una división administrativa coherente y de un cuerpo funcionarial, así como de un sistema impositivo eficaz. Pese a que el poder se concentraba en la persona del soberano, supo comprender la importancia de la tolerancia religiosa en un país de mayoría no musulmana, por lo que la integración caracterizó muchas de sus decisiones. El sistema monetario que estableció es un buen ejemplo de ello. 
Reverso de XX cash de Mysore,
en kannada e inglés

Se trataba de un sistema trimetálico inspirado en el de uno de los últimos rivales de los mughal, Sher Shah, que consagraba las equivalencias fijas entre el oro, la plata y el cobre. Así, un mohur de oro equivalía a 10 rupias de plata y cada rupia a 40 dam de cobre. Medidas como estas siempre eran bien acogidas por las clases populares, pues un metal de bajo valor fuerte aumentaba sus posibilidades de prosperar económicamente. De hecho, Akbar potenció la producción de monedas de cobre, aumentando la explotación minera de este material.

Este sistema, sin embargo, no sobrevivió al reinado de Akbar, en parte por las reticencias de las clases dominantes pero también debido al hecho de que durante esta época la cotización mundial de la plata bajó considerablemente gracias al descubrimiento de Potosí en Perú. Este acontecimiento provocó la paralización de la emisión de cobre y la consagración de la rupia de plata como unidad monetaria dominante en la India mughal durante el siglo XVII.

Anverso de emisión de Nawanagar.
Mide 17 mm. y pesa 9,90 grs, 
Varias son las razones de la decadencia y caída de este singular imperio, entre ellas el fin de la tolerancia cultural y religiosa y la puesta en marcha de políticas discriminatorias contra grupos no islámicos; la costosa política expansiva del último gran emperador mughal, Aurangzeb, que llevó al estado a la bancarrota; la creciente oposición al poder materializada en la confederación maratha en la India central y la intromisión cada vez mayor de los occidentales, especialmente los británicos, cuya Compañía de las Indias Orientales tomaba posiciones en los puertos comerciales más importantes de la zona. A principios del siglo XVIII el Imperio Mughal sufrió un proceso de descomposición acelerado que derivó en una multitud de reinos conocidos como “estados principescos” (princely states) regidos por maharajas o nawabs, independientes en teoría pero sometidos en la práctica en mayor o menor medida a los occidentales. Aunque formalmente siguió existiendo el Imperio Mughal hasta la absorción de India por parte de la corona británica en 1858, se trataba de un poder ficticio.

Curiosamente, un cambio tan trascendental no conllevó grandes transformaciones en los sistemas monetarios locales. Los reinos sucesores y “estados principescos” continuaron en gran medida adoptando el modelo mughal, tanto en denominaciones como en diseños, aportando, eso sí, simbología y particularidades regionales. Además, durante los siglos XVIII y XIX resurgió la emisión a gran escala de monedas de cobre. Esto, lógicamente, dio lugar a una gran variedad numismática muy celebrada hoy en día por los coleccionistas. 
Reverso de emisión de cobre de
Nawanagar

Hoy comparto aquí dos interesantes ejemplos de la misma época (primera mitad del siglo XIX)  pero muy distantes entre sí, tanto cultural como geográficamente. El caso de la emisión de cobre del estado de Nawanagar (hoy Jamnagar en el estado de Gujarat), resulta fascinante por su reminiscencia medieval. En esta zona de India, cercana a Mumbai y estrechamente ligada al comercio internacional, la acuñación de moneda había conservado características propias, incluso durante época mughal. La moneda de 20 cash de Mysore, reino situado al suroeste de India (lo que hoy en día ocupa el estado de Karnataka) nos resulta más comprensible a los occidentales, más que nada porque incluye su valor en inglés en el reverso. Pese a ser una muestra palpable del apogeo del colonialismo británico, es una emisión que no renuncia a aportar simbología propia, como puede deducirse del elefante del anverso, animal muy presente en las monedas del sur de India durante siglos, y de la leyenda en lengua kannada en el reverso.

A partir de 1858 Gran Bretaña asumió formalmente la soberanía de India, terminando con la emisión de estas monedas. Curiosamente, este hecho fortalecería a la postre a la propia India, pues esta incorporación unificó la administración del territorio, lo que impediría nuevos procesos centrífugos como el ocurrido tras la desaparición del Imperio Mughal. 

Early World Coins & Early Weight Standards, by Robert Tye, published by Early World Coins, York 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate