miércoles, 28 de agosto de 2013

LAS MONEDAS PROHIBIDAS DEL TIBET

Anverso del sho con el León de las Nieves y las Montañas
Nevadas al fondo
Hoy quiero dedicar un espacio a unas interesantes monedas de un lugar del mundo del que sabemos algo gracias sobre todo a su gobierno en el exilio, representado por un líder espiritual de gran relevancia, el Dalai Lama. Me refiero, por supuesto, al Tíbet, un país de enormes dimensiones que hoy en día es una región autónoma integrada en la República Popular China, aunque para muchos de sus habitantes esta circunstancia se debe a una ocupación militar ilegítima. ¿Cuál es la historia de esta vasta región de Asia Central?

Cuando se observa la historia del Tíbet resulta sorprendente que no se trate de un país independiente. Puede decirse que el Tíbet siempre ha sido una nación diferenciada con respecto a China en cuanto a raza, lengua, religión y el hecho no menor de que durante dos milenios su historia haya discurrido por caminos distintos. El hecho de que en algunos momentos haya podido considerarse un estado satélite de grandes potencias vecinas como el imperio mongol en el siglo XIII o la China de los emperadores manchúes en el siglo XVIII no resta fuerza en absoluto a esta evidencia. Sin duda, hoy día existen muchos estados independientes de pleno derecho que históricamente han disfrutado de mucha menos independencia de facto.


Reverso del sho, en caracteres tibetanos
Prueba de este estatus independiente del que el Tíbet gozó hasta fechas relativamente recientes son las monedas que publico hoy en esta entrada. Durante la primera mitad del siglo XX China vive uno de los momentos más convulsos de su historia. En un intento por reafirmar su identidad y su estatus de gran potencia asiática frente a invasores exteriores (británicos, rusos, japoneses) se deshará de la última dinastía imperial y tratará de reconstruirse desde diferentes perspectivas, la nacionalista encarnada por Chiang-Kai Shek y la comunista personalizada en Mao Zedong, que inevitablemente chocarán entre sí. Durante este tiempo el Tíbet sigue manteniendo su independencia, dentro de la esfera de influencia británica (no olvidemos que la vecina India fue colonia británica hasta 1947), aunque con la sombra de las pretensiones anexionistas de China siempre encima. De hecho, una vez Mao alcanza el control total del país en 1949, no duda en invadir el Tíbet tras una breve campaña militar revistiendo este acto de “liberación” del pueblo tibetano del colonialismo extranjero, con tratado desigual incluido Desde entonces, la República Popular China (RPC) ha ejercido el control de este territorio, con la oposición (más teórica que práctica) de una parte de la comunidad internacional y del propio pueblo tibetano en forma de protestas y levantamientos. El Dalai Lama es la figura que simboliza el gobierno tibetano en el exilio, que no renuncia a reclamar su derecho de autodeterminación pese a la dificultad que conlleva enfrentarse a una gran potencia emergente.

La moneda que presento hoy es, visualmente hablando, una verdadera maravilla. Este sho de cobre (según el sistema monetario tibetano 1 srang equivalía 10 sho y cada sho a 10 skar)  muestra en su anverso dos símbolos tibetanos por excelencia. Por un lado, las Montañas Nevadas: geográficamente el Tíbet es conocido por albergar gran parte del Himalaya, la cordillera de los picos más altos del mundo. En este sentido, las montañas no solo forman parte de la idiosincrasia tibetana sino también de la simbología budista, pues son hogar de los dioses protectores del universo y de todo lo viviente. No es de extrañar, pues, que muchos pequeños templos budistas estén construidos en lo alto de estas montañas o que un monte como el Everest (Chomolungma en tibetano) sea considerado como sagrado.
Los números a tener en cuenta para identificar el
año de emisión: ciclo (izda.) y año (dcha.) En este
caso, 16-21, lo que equivale a 1947

Por otro lado, podemos observar debajo de las montañas al León de las Nieves. El león, dentro de la simbología budista, no tiene el mismo significado que en occidente donde se le confiere atributos de poder y fuerza. Para los tibetanos el león es símbolo de aislamiento y recogimiento del espíritu (conceptos muy budistas) y es considerado como protector del país. No en vano la bandera tibetana refleja una pareja de estos felinos.

Pero sin duda lo más interesante fue averiguar la fecha de emisión de esta moneda, que aparece en el reverso en caracteres tibetanos. Esta página web, http://www.misnumos.es/identificacion/tibet.htm,
 indispensable para descifrar la fecha de emisión de estas monedas, nos explica cómo el calendario tibetano se desarrolla en ciclos de 60 años. El año en cuestión estaría reflejado en cuatro cifras, indicando las dos primeras el ciclo y las dos últimas el año dentro de ese ciclo. En el caso de la moneda que muestro en las fotos, los dígitos correspondientes al ciclo serían el 16 y los correspondientes al año el 21. Por tanto, siguiendo la siguiente fórmula podemos averiguar el año de emisión según el calendario occidental:

[(Número del ciclo - 1) * 60] + numero del año + 1026

Este sho fue emitido en el año 1947, lo que significa que fue una de las últimas monedas emitidas por esta nación ahora sin estado, justo antes de que fueran prohibidas por la RPC.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate