viernes, 10 de mayo de 2013

RESELLOS INSULTANTES


Dentro del coleccionismo numismático, los resellos o contramarcas en las monedas ocupan un lugar muy destacado por varias razones. Una de estas razones es su enorme variedad a través del tiempo.Ignoro si la práctica del resello es tan antigua como la acuñación misma de moneda, pero podemos asegurar que en la Antigua Grecia y Roma, varios siglos antes de Cristo, se utilizaba con frecuencia. De esta manera el resello ha respondido durante siglos a necesidades prácticas: en determinadas circunstancias siempre es más fácil, rápido y barato para las autoridades resellar monedas antiguas o extranjeras que emitir monedas nuevas.
Resello insultante grabado en una moneda de 5 cts. de 1878

Lo que nos lleva a otra razón de peso que explica el atractivo de las monedas reselladas: las razones históricas que les acompañan. Normalmente, se procedía a resellar monedas en tiempos de crisis económicas, conflictos internos o externos, invasión, epidemias o catástrofes naturales. Así, en tiempos de escasez de numerario circulante era habitual que se recurriera a monedas antiguas o extranjeras que quedaban validadas mediante una contramarca. Igualmente, cuando se producía una devaluación se procedía a señalar el nuevo valor en las monedas resellándolas. Hay innumerables ejemplos, algunos francamente curiosos como el caso de fracciones de centenionalis romanos del siglo IV d.C. resellados en la España de Felipe IV, es decir…¡1.300 años después!

En el caso de España, que es el que nos ocupa hoy, la historia del resello va íntimamente unida a la de su moneda, ya que es un recurso utilizado desde época prerromana. No es algo sorprendente, dado nuestro largo historial de emergencias, crisis económicas, conflictos civiles y guerras con potencias foráneas. El siglo XVII, época que marca el declive del Siglo de Oro español, caracterizado por una economía española que no puede hacer frente al altísimo coste que supone ser la potencia hegemónica, muestra un sinfín de ejemplos como el que comento más arriba. En esta época fue frecuente la reutilización de monedas antiguas o la validación de piezas falsas mediante resellos oficiales dada la escasez de moneda circulante. Tras la independencia de las colonias americanas a principios del siglo XIX es normal encontrarse con monedas españolas reselladas a los nuevos pesos de los territorios independizados. Los insurgentes cubanos, a finales del siglo XIX, contramarcaron monedas españolas (utilizando la imagen de una llave) para su circulación en las zonas que controlaban.

El resello es un recurso generalmente empleado por las autoridades de un país, no obstante en muchos casos puede provenir también de iniciativas particulares. La España de la Restauración (1875-1923) vio circular muchas monedas reselladas con mensajes políticos emitidos por organizaciones o individuos. Así, es frecuente encontrar mensajes de grupos anarquistas instando a la población a no participar en las elecciones (“NO VOTES – CNT”) o de determinados partidos políticos pidiendo el voto (“VOTAD AL PARTIDO COMUNISTA”). También los detractores de políticos influyentes de la época utilizaron el numerario circulante para emitir sus mensajes. En este sentido, Antonio Maura (1853-1925), destacado político conservador y presidente del gobierno en varias ocasiones, fue blanco de muchos de estos mensajes (“MAURA NO”, “MAURA TRAIDOR”).
 
Imagen de Ferrán Fabra i Puig (1866-1944)
(fuente: http://perecolomer.blogspot.com.es)
Hoy quisiera dedicar esta entrada a aquellos resellos que, además de mensaje político, contienen el recurso al insulto. Todo el mundo que se topa con la moneda de 5 céntimos de 1878 resellada con un elocuente “CABRON FABRA Y P 138” no puede evitar al menos sonrerir sarcásticamente. Lo prioritario una vez se adquiere esta moneda es saber exactamente a quién iba dirigida. Por “Fabra y P” únicamente puede tratarse bien de Ferrán Fabra i Puig o de su hermano Román. Ambos formaban parte de una de las familias más influyentes del mundo empresarial y político catalán de principios del siglo XX, concretamente dentro del sector textil. Ferrán además hizo carrera política durante la época de la Restauración, dado que después de ocupar escaño como diputado y senador del partido liberal llegó a la alcaldía de Barcelona en 1922, cargo que solo mantuvo hasta el golpe de estado de Primo de Rivera de 1923.

Pero sin duda lo más difícil, con los medios a mi disposición, es conocer los motivos que ocasionaron que los detractores de esta familia dedicaran semejantes calificativos a sus miembros. Aún así para mí lo más interesante de este resello es el paralelismo que encuentro con la situación actual 100 años después. El modelo político de la Restauración, basado en el turno pacífico entre los partidos conservador y liberal trajo consigo una estabilidad y un crecimiento económico desconocidos en España durante mucho tiempo, pero también grandes niveles de corrupción entre la clase política que propiciaron un creciente desapego de la población, que poco a poco fue buscando respuestas en opciones fuera del sistema.

Y otra inevitable reflexión: no sé si podemos encontrar ejemplos parecidos en otros países pero no cabe duda que un resello como el que presento hoy ilustra uno de los atributos más desafortunados de la españolidad: el recurso al insulto puro y duro.

Marcas y contramarcas. Introducción a los resellos por José Antonio de la Fuente Freyre http://www.numisma.es/Biblioteca/Introduccion_%20a_%20los_%20resellos.pdf

6 comentarios:

  1. Te falta la monedas insultantes mexicanas "Muera Huerta" de la Revolución 1914 y la moneda Cristera de 1935 "Muera Calles - Muera Garrido Canabal"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de saludarte, la verdad es que había oído sobre la leyenda "Muera Huerta", no así sobre las otras dos. Son ejemplos que ponen de manifiesto lo mucho que compartimos a ambos lados del océano, en este caso el desprestigio de políticos y gobernantes. Muchas gracias por tu aportación, espero verte a menudo por aquí

      Eliminar
    2. Ambas monedas mexicanas son de épocas belicosas y se troquelaron con tales leyendas desde un principio por facciones contrarias a las personas mencionadas y no con resellos, pero sin duda tienen la misma función mencionada en este interesante artículo; las de "Muera Huerta" fueron troqueladas por las tropas revolucionarias villistas y su posesión se dice que fue incluso castigada con pena de muerte por el gobierno federal Huertista y las de "Muera Calles-Muera Garrido Canabal" por fuerzas defensoras de la libertad religiosa (conocidos como cristeros) contra el Presidente Calles y el Gobernador de Tabasco Garrido Canabal" ambos acérrimos perseguidores de los católicos durante la persecución religiosa mexicana y la consecuente Revolución Cristiada o Guerra Cristera. Saludos y felicidades.

      Eliminar
    3. Muchísimas gracias por tu aportación, sin duda la Revolución Mejicana ha dejado un legado numismático muy interesante. Dentro de poco voy a tratar el tema de los bilimbiques de nuevo, no obstante estoy muy interesado en adquirir una moneda "muera huerta" dado el significado histórico que tiene detrás. Gracias de nuevo por la introducción, recibe un cordial saludo

      Eliminar
  2. Otra muy conocida es la de Amadeo rey "Memo" de España, grabada por partidarios del futuro Alfonso XII

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, y cuando me haga con ella me dará para una interesante entrada en este blog. Se trata de un buen ejemplo de la poca aceptación que encontró el rey Amadeo en los pocos años que pudo ejercer como tal. Tengo entendido que no le costó demasiado abdicar en su momento. Gracias por tu aportación, recibe un cordial saludo,

      Eliminar

Translate