viernes, 24 de mayo de 2013

FICHAS DE FINCA DE GUATEMALA


En la entrada de hoy volvemos a América Latina, región en la que pueden encontrarse innumerables curiosidades. Hoy hablaremos acerca de aquellas fichas que fueron utilizadas como forma de pago en plantaciones remotas de Centroamérica, el Caribe y Méjico. Dependiendo de la zona recibieron nombres distintos: monedas particulares, boletos de café, riles de finca… En Guatemala fueron conocidas como “fichas de finca”, y se utilizaron durante aproximadamente 100 años, desde mediados del siglo XIX hasta 1945, momento en el que su uso fue oficialmente penalizado.

La utilización de fichas como forma de pago no era nueva ni exclusiva de esta zona del mundo: ya en los comienzos de la Revolución Industrial fueron empleadas en numerosas fábricas de Gran Bretaña. Las fichas de finca se denominan así por estar ligadas a las grandes fincas o plantaciones, especialmente las de café. La emisión de fichas por parte de los propietarios de estas fincas respondía en un principio a razones prácticas. Se trataba en general de zonas remotas donde el dinero oficial llegaba a duras penas, por lo que se hacía necesario producir más moneda fraccionaria (en el caso de Guatemala, reales y cuartillos) para facilitar las transacciones comerciales de los trabajadores de las fincas.

De esta forma los propietarios tomaban la iniciativa de emitir fichas de cobre o níquel como medio de pago, que por lo general eran producidas por bancos privados bajo contrato con el gobierno, aunque a partir de 1894 la Casa de la Moneda guatemalteca asumió la competencia de su acuñación. No obstante, muchas de estas fichas se fabricaron en California, y en ocasiones circularon monedas nacionales y extranjeras contramarcadas. Los diseños, tamaños y formas de las fichas son muy variados (se habla de la existencia de alrededor de 4000 tipos distintos) ya que podemos encontrar fichas redondas, ovaladas, hexagonales o cuadradas, pero en general mostraban un distintivo de la finca en una cara y algún tipo de valor (o servicio) en la otra. Son generalmente difíciles de datar, pues es raro que incluyan alguna fecha, pero es fácil suponer que la mayor parte de las que encontremos sean al menos centenarias.
De todas maneras, de lo expuesto anteriormente podemos imaginarnos las consecuencias negativas que tuvo para la población campesina recibir sus jornales mediante esta forma de pago. Si al poder económico que de por sí el propietario de una finca tiene se le añade el de emitir su propia moneda, la dependencia de los trabajadores se acentúa inevitablemente. Además, con el tiempo los propietarios comenzaron a instalar sus propios comercios en la zona de la plantación, establecimientos que lógicamente admitían como forma de pago las fichas de finca. Era sin duda un negocio redondo.

Como suele ocurrir cuando se deja la emisitón de dinero a la iniciativa privada, la variedad y el caos predominan en todo lo referente a las fichas de finca, aunque son esas características las que hacen que estos objetos sean hoy día tan deseables para los coleccionistas de exonumia. Pese a los intentos de regularización, los patrones seguidos para la emisión de estas fichas fueron por lo general bastante anárquicos. En 1925, año en que Guatemala sustituyó el peso por el quetzal, se prohibieron las fichas de finca, aunque su uso se prolongó al menos hasta 1945, año en que se penalizó su utilización.

Os dejo unas imágenes de un bonito ejemplar de una de estas fichas (con un cierto aire a bandera turca), producida por la finca Las Nubes de Guatemala. No quisiera terminar sin enviar un sincero agradecimiento a César de Guatemala por animarme a buscar más curiosidades de Centroamérica, y proponerme ésta que hoy comparto aquí.  

2 comentarios:

  1. Hola de nuevo, he estado siguiendo tu blog con regularidad y creo que tienes animadversión por el país de México, la vez pasada no mencionaste las monedas insultantes que también tiene México, la moneda de cartón de la Revolución mexicana, los billetes de necesidad de México en su revolución "bilimbiques" similares a los Notgeld de Alemania, y ahora mencionas a unas cuantas monedas de fincas de Guatemala, cuando en México existen muchas fichas municipales y también de campos cafetaleros en el sureste del país.
    Espero que pronto agregues una entrada con un poco de lo tanto que México y su primer Casa de Moneda que se estableció en América, ha dado a la numismática del mundo.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Estimado Juan Carlos, acepto encantado la crítica, no obstante en ningún caso se trata de animadversión sino de desconocimiento. Precisamente en mi blog os animo a que participéis proponiendo curiosidades de países diferentes, y de esta forma enriquecerlo y aprender todos (empezando por mí) algo nuevo. Gracias a tu colaboración podré ahora buscar y documentarme acerca de las curiosidades que tú propones, y así por fin dedicar una entrada a Méjico. Si puedes enviarme algún enlace interesante te lo agradeceré sinceramente. Gracias por seguir mi blog, recibe un cordial saludo,

    ResponderEliminar

Translate