jueves, 18 de marzo de 2021

PAISAJES DE ORIENTE

¿No habéis notado algo diferente cada vez que tenéis la oportunidad de contemplar pintura china tradicional? Se diferencia en muchas cosas de la pintura occidental, como en los materiales y técnicas empleadas, pero tiene "algo más": algo que no podemos encontrar (yo al menos) en cuadros de paisajes occidentales quizá porque no se trata tanto de ver como de sentir, no hablamos de reflejar imágenes sino sensaciones. A lo largo de su dilatada historia, la pintura china (zhongguóhuà 中国画) muestra una serie de rasgos que hacen de ella una forma artística única, y que, como ocurre en otros tantos aspectos de la cultura oriental, conecta presente y pasado de tal forma que se hace difícil ubicar una determinada obra en el tiempo.


Billete de 10.000 yuanes de 1947

¿Cuáles son los elementos que caracterizan a la pintura tradicional china? Lo primero, la tradición. Existe una continuidad artística que debe ser respetada y, pese a la variedad de estilos que pueden cultivarse, el presente se debe al pasado y los pintores reconocen el aprendizaje de los maestros que les precedieron y de los que recibieron su formación. Lo segundo, la importancia del aspecto espiritual de la pintura: cómo el carácter del pintor, resultado de su personalidad, experiencia y el tiempo y lugar en el que vive, es reflejado en el cuadro. No importa tanto la exactitud de lo representado como los sentimientos y lirismo que imprime el pintor, dejando de lado aspectos como el color, la perspectiva o las proporciones. Así, es habitual que éste se centre en unos aspectos más que en otros, reflejando aquellas partes de la imagen que más le interesan y relegando otras. El resultado es el de una especie de "realismo subjetivo" en el que se muestra la realidad que más conviene al autor. 


Billete de 5 yuanes de 2005

A diferencia de la pintura occidental, que suele emplear óleo o acuarelas, la pintura china tradicional utiliza agua y tinta sobre papel o seda. Dado que en muchos casos el artista renuncia al color en su obra para centrarse en el contraste de luces y sombras, podemos encontrar "pinturas de agua y tinta" (shuîmòhuà 水墨) o "pinturas de color y tinta" (câimòhuà ). Las técnicas empleadas se pueden resumir en dos:

  • Fina y detallada, es decir, meticulosa y reflejante de la realidad, rica en colores, normalmente utilizada en retratos o temas narrativos y divulgativos. Se conoce en chino como gongbî 工筆, es decir, "pincel de trabajo". 
  • De mano libre, un estilo más suelto e impreciso, ideal para transmitir sentimientos e ideas. Se conoce en chino como xiêyì (寫意, escritura) y se utiliza especialmente en paisajes.
Precisamente se considera a los paisajes (shanshuîhuà  山水, o "pintura de montañas y agua") la expresión más elevada de la pintura tradicional china, así como una de las formas artísticas más conocidas fuera de sus fronteras. No es para menos, ya que estas representaciones de la naturaleza inspiraron a pintores europeos de los siglos XIX y XX. No es el tipo de pintura más antiguo, ya que surgió durante la época de la dinastía Tang (618-907) pero conoció su edad de oro durante la dinastía Song en los siglos X-XI. 

Los paisajes representados en la pintura china a lo largo del tiempo pueden ser muy variados: montañas altas que contrastan con valles profundos, cumbres nevadas, vistas panorámicas, bosques frondosos... No obstante, todos tienen como denominador común la importancia del simbolismo que los elementos representados contienen. De esta manera, lo que el pintor pretende plasmar no es tanto un río sino la fuerza y dinamismo de su corriente; no se trata de una montaña sino de la inmensidad y estabilidad que representa; no importa tanto lo que se ve en una vista panorámica sino la paz y quietud que transmite. 


Certificado de cambio de divisas de 0,10 yuanes (1979)

Todo esto no podía pasar inadvertido en los billetes, especialmente en el país que puede considerarse inventor del papel moneda. Si nosotros hemos honrado en nuestros billetes la obra de grandes maestros como Velázquez o Goya, los chinos han sabido aprovechar este espacio en diferentes épocas para decorarlo con todo tipo de paisajes inspirados en su pintura tradicional. En la entrada de hoy podemos apreciar cómo esta idea ha permanecido en la notafilia china del siglo XX, llegando incluso hasta nuestros días. 

En cualquier caso constituye una muestra más de que, por escaso o insignificante que sea el valor de un billete, siempre puede contener una pequeña obra de arte al alcance de cualquiera.   

https://www.viajechinaexperto.com/cultura-china/pintura-china/

https://www.metmuseum.org/toah/hd/chin/hd_chin.htm

https://www.chinahighlights.com/travelguide/culture/painting.htm

https://en.wikipedia.org/wiki/Chinese_painting



2 comentarios:

  1. Excelente post,los billetes chinos son realmente bonitos,es agradable ver un paisaje en un billete,puedo entender el porqué de la influencia que tuvieron en Europa sus técnicas y diseños, saludos cordiales José Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Adolfo, es interesante ver cómo, por ejemplo, había pintores chinos que prescindian del color (pintaban en blanco y negro) al considerar este como un distractor, un poco como hacen hoy día muchos fotógrafos. Un saludo,

      Eliminar

Translate