lunes, 31 de agosto de 2020

LA CONSPIRACIÓN DEL AMERO

Hace ya más de dos décadas que el euro se convirtió en nuestra moneda oficial (y casi veinte años que lo podemos llevar con nosotros) y hasta el momento puede afirmarse que en muchos sentidos la moneda única ha sido un éxito. La adopción de políticas comunes en la Unión Europea nunca ha sido sencilla, dado el peso que siguen teniendo en esta institución las decisiones de los estados miembros, algo lógico si tenemos en cuenta que la pertenencia a la UE se basa en la libre decisión de estados soberanos. La puesta en marcha de una moneda única es además un asunto realmente sensible ya que requiere que las partes cedan soberanía en un aspecto en el que los estados han ejercido su poder durante siglos: la política monetaria. De hecho, algunos países miembros de la UE siguen rechazando la adopción de euro y la amenaza de abandonarlo es frecuentemente el arma electoral de partidos populistas tanto de izquierdas como de derechas.


Así y todo, dos décadas de tiempo han demostrado que las ventajas prometidas antes de su adopción no iban muy desencaminadas. La moneda única ofrece estabilidad económica y financiera, en tanto en cuanto da más seguridad a empresas y mercados, desapareciendo los riesgos de fluctuación y los costes de cambio. Asimismo, contribuye a estabilizar los precios, lo cual es positivo para los consumidores y, al estimular la inversión extranjera favorece el crecimiento económico y la creación de empleo. Además, ha demostrado resiliencia para hacer frente a las turbulencias financieras de hace una década, cuando muchos expertos le pronosticaban un final próximo. Pese a todos los problemas que supone poner de acuerdo a todos los estados que integran la zona euro, la Unión Europea, con su gestión rigurosa de la moneda única, ha transmitido una imagen sólida y relevante en la economía mundial que ha ayudado a estos países a hacer frente mejor a las crisis económicas. 

Relacionado con esto último, el euro también transmite una imagen de integración y cooperación que puede inspirar iniciativas similares. La firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Canadá, México y Estados Unidos en 1992 mediante el cual se ponía en marcha la eliminación de barreras al comercio entre los tres países así como el aumento de la inversión en sus territorios y la protección de la propiedad intelectual tuvo repercusiones más allá del ámbito estrictamente económico. La cooperación comercial entre países de distinto peso y nivel económico, y el ejemplo de la Unión Monetaria Europea, llevó a diferentes estudiosos a proponer una integración mayor, llegando incluso a la posibilidad de fundirse en una moneda única. El economista canadiense Herbert Grubel, en su ensayo The Case for the Amero: the Economics and Politics of a Northamerican Monetary Union de 1999 abogaba por imitar el proceso europeo con una moneda llamada "amero" aludiendo a las ventajas que una unión monetaria reporta en cuanto a estabilidad y seguridad financieras. 



Aún así, el caso norteamericano no puede compararse al europeo. Es posible que el TLCAN pueda servir de base para una futura mayor integración, pero en ningún caso el Tratado prevé instituciones supranacionales o una legislación propia por encima de las leyes nacionales de cada país. Además, se trata de países que difieren mucho en cuanto a peso económico en la economía mundial, no digamos ya en lo relativo al peso de sus respectivas monedas. Es poco probable que los estadounidenses puedan encontrar ventajas económicas renunciando a su  divisa,  actualmente la de mayor aceptación en todo el mundo. No obstante, y como el ser humano es experto en complicarse la vida y crear problemas donde no tiene por qué haberlos, a finales de la pasada década surgieron creadores de opinión que dieron a estas teorías más importancia de la que en realidad tenían, y transmitieron la idea de que la puesta en marcha del amero era inminente al margen de lo que opinaran las diferentes sociedades de Norteamérica. 

El documental Zeitgeist (2007) de Peter Joseph defendía a grandes rasgos la idea de un mundo en el que todo está perfectamente controlado y planificado por grupos estadounidenses poderosos en la sombra, de tal forma que acontecimientos como el crack de 1929, el ataque japonés a Pearl Harbor o los atentados islamistas de 2001 no serían más que actos orquestados por estos grupos con el fin de salvaguardar sus intereses. Dentro de estas actividades la creación de una unión monetaria norteamericana sería la forma en que Estados Unidos se libraría de su propia moneda para no tener que pagar su elevada deuda en dólares. 



Pero seguramente el amero le debe su mayor cota de popularidad al locutor Hal Turner, que aseguró en un vídeo de gran difusión en las redes que esa unión monetaria ya estaba prácticamente ultimada, y para asegurarlo mostraba una serie de piezas de diferentes valores que (siempre según su versión) le habían pasado algún contacto en el Departamento del Tesoro. El problema es que estas piezas eran de fantasía, concretamente de la compañía Designs Computed, que ofrece este tipo de material numismático a coleccionistas. El hecho de que además Turner perteneciera a círculos supremacistas y antisemitas le restaba aún más credibilidad a sus poco fundadas teorías. 

Eso si, las monedas y billetes de fantasía de ameros existen y están disponibles para los amantes de las curiosidades numismáticas.  Lo que comparto hoy no es de Designs Computed sino de otra empresa llamada Applied Currency Concepts, también experta en este tipo de emisiones. El billete de las imágenes pertenece a una serie en la que se representa fauna autóctona de Norteamérica, en este caso el bisonte (el de cinco ameros refleja una serpiente de cascabel y el de 10 un alce). Es de polímero y cuenta con número de serie y elementos de seguridad. La serie anterior, de 2011, dedicaba sus diseños a los puentes, de forma muy similar al diseño de los billetes de euro, símbolos de la búsqueda de todo aquello que une a pueblos diferentes. 

Y es que soñar no cuesta nada. En algunos casos, puede ser incluso coleccionable... 


https://ec.europa.eu/info/business-economy-euro/euro-area/benefits-euro_es

zonaeconomica.com "Amero" [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/amero (Consultado el 30 de Ago de 2020)

https://es.wikipedia.org/wiki/Uni%C3%B3n_monetaria_de_Am%C3%A9rica_del_Norte


2 comentarios:

  1. Excelente post.Oí hablar hace tiempo de esta supuesta moneda y creo recordar que en los ochenta sino recuerdo mal se hablaba de otra supuesta moneda llamada fénix creo que era el año 1988,no sé si podrías hacer un apunte sobre esta última,lo del amero ha sido muy curioso,empresas que fabrican estos billetes! Me parece fenómeno,son muy atractivos a la vista los billetes, saludos cordiales José Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Adolfo, echaré un vistazo al fénix a ver si encuentro algo. Yo recuerdo allá por el 2008 que hubo personas que hablaban del amero como si fuera casi una realidad, seguramente tras ver el documental Zeitgeist. En cuanto a los billetes de fantasía, estos están bastante logrados y las monedas de la compañía Designs Computed son una maravilla, aunque entran seguramente más dentro de la medallística que de la numismática. Un saludo,

      Eliminar

Translate