lunes, 16 de julio de 2018

EL GROS DE PRAGA

Territorio bajo control de la dinastía
Premyslid a principios del s. XIV
(fuente: wikipedia)
Como bien sabéis los que tenéis a bien leer mis artículos, todo lo que muestro aquí cuenta con una interesante historia detrás: cómo se creó, quién lo creó, en qué circunstancias, qué evolución tuvo, qué aceptación encontró entre la sociedad, cómo fue su decadencia y final...Para ser sincero, no es una tarea muy difícil, pues es extraño encontrar artículos de notafilia o numismática que no tengan interés histórico, por pequeño que sea. Hay ocasiones, además, en las que tengo la oportunidad de escribir acerca de monedas o billetes que en su día hicieron historia. La entrada de hoy me brinda una de esas ocasiones como veremos a continuación.

El gros de Praga (Prazsky gros) consiguió convertirse en moneda de referencia centroeuropea en los siglos que marcaron la transición de la Edad Media al Renacimiento. De hecho, su origen coincide con un renacimiento particular de las acuñaciones europeas, ligado al progreso económico y al impulso de la urbanización. En 1266 Francia se convirtió en el primer reino de Europa occidental que retomó la idea de una pieza grande de plata, materializada en el gros tournois. De 4,22 grs. de peso y una pureza del 95,8% esta moneda simbolizaba el nuevo empuje que experimentaban las acuñaciones europeas tras siglos de estancamiento. El peculiar diseño del anverso con círculos concéntricos en forma de diana probablemente derivaba de acuñaciones musulmanas medievales. El reverso, por su parte, contenía en el centro un castillo (un tanto esquematizado, a simple vista puede recordar a una corona) rodeado de doce flores de lis, dando así continuidad a tradiciones estilísticas europeas, dominadas por templos y fortalezas durante gran parte de la Edad Media.

Imagen del gros tournois francés, "inspirador" del gros de
Praga (y otras muchas monedas bajomedievales)
Fuente: Early World Coins, de R. Tye

El reino de Bohemia, dentro de la órbita del Sacro Imperio Romano-Germánico pero con casi total independencia en la práctica, no fue ajeno al clima de progreso económico bajomedieval. A finales del siglo XIII y principios del XIV la dinastía Premyslid controlaba un territorio equivalente hoy día al de la República Checa, Hungría y Polonia occidental, llegando a abarcar desde el Báltico hasta el Adriático, gracias a una serie de exitosas campañas militares y una tenaz resistencia a las acometidas de los mongoles. El poderío económico y comercial de este reino centroeuropeo era notable, en gran medida gracias a sus recursos naturales: precisamente, el descubrimiento en 1298 de grandes cantidades de plata en Kutna Horá, en pleno corazón de Bohemia, fue clave a la hora de explicar el origen y expansión del Prazsky gros.

Con el aprovisionamiento de plata asegurado (para Bohemia y de paso gran parte de Europa), y el conveniente asesoramiento de prestigiosos juristas y financieros italianos, el rey Wenceslas II llevó a cabo una reforma general de la acuñación de moneda a través de la elaboración de un código Ius Regale Montanorum, que establecía las condiciones para la extracción y procesamiento de la plata, lo cual de facto suponía un monopolio estatal sobre este metal. Se centralizó la producción de moneda en Kutna Horá y se ponía en marcha una nueva pieza de gran contenido y pureza de plata (3,97 grs. al 93,5 %) a imagen y semejanza del gros tournois francés. Se subdividía en 12 unidades llamadas parvus ("pequeño" en latín)

Anverso del Prazsky gros de Vladislav II (1471-1516)
Pesa 2,60 grs y mide 27 mm. 

Un rasgo característico de la numismática medieval europea es la propensión a la imitación y copia entre los numerosos reinos y estados que coexistían en el Viejo Continente. El gros de Praga (llamado así porque se empezó a acuñar en esta ciudad, aunque pronto la acuñación se trasladó a Kutna Horá) basa su diseño en gran medida en el gros tournois pero guarda evidentes similitudes con otras piezas contemporáneas. Su anverso luce los característicos círculos concéntricos antes mencionados aunque sustituyen la cruz central por una corona que recuerda en gran medida al castillo del reverso de la moneda francesa. La leyenda del círculo exterior reza DEI GRATIA REX BOEMIE (Rey de Bohemia por la Gracia de Dios) mientras que en el círculo interior podemos distinguir el nombre del monarca en cuestión: WLADISLAVS SECVNDVS (Vladislav II, 1471-1516). El reverso, por su parte, recurre a la heráldica bohemia con un león rampante propio de monedas medievales de los Países Bajos (entonces también en la órbita del Sacro Imperio) rodeado de la leyenda GROSSI PRAGENSES (Gros de Praga). Una imagen, por cierto, que también recuerda enormemente a la heráldica de nuestro reino de León. 
Reverso del Prazsky gros, con la imagen del león rampante

Lo cierto es que no ha sido fácil distinguir correctamente las leyendas ya que, como podéis comprobar en las imágenes, se trata de una acuñación bastante floja. De hecho, tiene un peso sensiblemente inferior al de los primeros gros de Praga, apenas 2,60 grs. El reinado de Vladislav II de la dinastía Jagellón, pese a su larga duración certificó un declive que venía produciéndose en Bohemia durante todo un siglo XV marcado por las luchas religiosas y las divisiones en el seno de la nobleza. Pese a que Vladislav consiguió heredar el trono húngaro y mantener una base territorial relativamente amplia, no pudo evitar que el poder real se debilitara frente a la nobleza, mientras en el exterior Bohemia se encontraba cada vez más atenazada entre dos potencias emergentes: la Austria de los Habsburgo en el oeste y el Imperio Otomano en el este. El Prazsky gros reflejó fielmente esta decadencia, pues a partir del siglo XV su emisión fue irregular y su pérdida de peso y calidad una constante. Aún así, se continuó acuñando nada menos que hasta 1547, siendo finalmente eclipsado por la nueva moneda de referencia en Centroeuropa: el thaler. Pero esto ya es otra historia...

Early World Coins & Early Weight Standards, by Robert Tye, published by Early World Coins, York 2009
Colás Latorre, Universidad de Zaragoza. Pluralidad de Formas Políticas en Europa en Historia Moderna Universal, de Alfredo Floristán (coord,) Editorial Ariel S.A. 2002 (Barcelona)
https://en.wikipedia.org/wiki/Kingdom_of_Bohemia#13th_century_(growth)
http://www.radio.cz/cz/rubrika/historie/705-let-prazskeho-grose
https://en.wikipedia.org/wiki/Prague_groschen

2 comentarios:

  1. Excelente post,como siempre,comentarte que tengo alguna moneda medieval y que por el color yo diría que es de cobre,y viendo las fotos que ilustran el post veo que tiene también la característica de la cruz situada en el centro de la moneda, también decir que está muy desgastada,como la que muestras en las imágenes,con lo cual deduzco que pudiera ser de un periodo de entre 1300-1500 no me atrevo a asegurarlo pero veo que las monedas medievales suelen tener esa característica,un saludo cordial José Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Adolfo. Si es medieval con una cruz en el centro es muy probable que sea de plata. El penique, denier, dinero, etc, fueron las monedas de plata que dominaron el circulante durante gran parte de la Edad Media. Solo a partir del siglo XIII se empiezan a producir nuevas formas monetarias en Occidente. Un cordial saludo

      Eliminar

Translate