viernes, 30 de marzo de 2018

MONEDAS POLÉMICAS (V)

Siguiendo la sugerencia de un lector de este blog, voy a dedicar la entrada de hoy a una de las monedas más misteriosas y por tanto más codiciadas de la numismática moderna española: la peseta de 1946. Es un caso verdaderamente extraño de "moneda en prueba circulada" que hace de ella la moneda de más alto valor de entre las que se clasifican como emisiones del "Estado Español" (es decir, las correspondientes al régimen de Franco). No se conocen más que 149 ejemplares (de los cuales solo uno de ellos está en condición S/C) y para unos pocos coleccionistas encontrarla en los cajones de sus casas después de décadas de pasar desapercibida ha supuesto algo muy parecido a la obtención de un premio en un juego de azar.

Para comprender mejor esta peculiar pieza es necesaria situarla en su contexto histórico. A mediados de los años 40 del siglo pasado España acaba de salir de una guerra civil devastadora en la que el régimen fundado por los vencedores busca su lugar en un mundo claramente hostil hacia ellos. Los Aliados recelan de unos gobernantes que lo eran gracias a la ayuda de las derrotadas potencias del Eje por lo que el aislamiento de España en el contexto internacional es evidente, aunque las potencias vencedoras no muestran demasiada inclinación por forzar una caída del franquismo. Poco después la Guerra Fría situaría al régimen del lado del bloque occidental, lo cual facilitaría si integración paulatina en los organismos multilaterales.  Dentro de nuestras fronteras Franco aseguró la perpetuidad de su gobierno mediante la Ley de Sucesión de 1947 gracias a la cual España volvía a constituirse oficialmente como reino otorgándole la jefatura de estado de forma vitalicia.


Mariano Benlliure (1862-1947) homenajeado
en los billetes de 500 pts de 1951

Además de buscar la estabilidad política, el régimen de Franco trataba de encontrar un progreso económico complicado en un contexto de aislamiento y autarquía. Una de las claves para avanzar en esta dirección consistía en relanzar el muy deteriorado circulante monetario español, pues durante la inmediata posguerra se habían retirado una buena parte de las monedas existentes por diversos motivos. Por un lado, las piezas tanto de plata como de cobre o bien se habían invertido en el esfuerzo bélico o bien habían sido atesoradas por los particulares como valor refugio. Por otro, todo el circulante de la II República fue retirado de forma inmediata tras el desenlace de la guerra por razones obvias. No quedaba pues moneda de plata y la de cobre anterior a la República era escasa y muy deteriorada, lo que llevó también a su retirada en 1940. Quedando solo las monedas de níquel de 25 céntimos de los años 20, se buscaron materiales alternativos para la emisión de nuevas piezas, como el aluminio para las nuevas monedas de 10 y 5 céntimos (las populares perras gordas y perras chicas) y cobre-aluminio para las nuevas monedas de peseta (las del 1 en el anverso de 1944).

La peseta más cara del mundo (imagen de www.artesubastas.es)

Así se llegó a la ley de 18 de Diciembre de 1946, que establecía el ambicioso objetivo de dotar a España de un circulante propio de los países más avanzados. Esta ley planteaba la emisión de monedas de 5, 10 y 25 céntimos en cuproníquel, 50 céntimos, una peseta y 2,50 pesetas en níquel, y 5, 10 y 25 pesetas en plata. Entre otras características novedosas, se estipulaba que todas las monedas mostrarían la palabra "España" y el año de fabricación en el anverso y el escudo nacional en el reverso, además del valor facial. Las de menor valor tendrían un agujero central y las de plata presentarían el busto del Jefe del Estado en el anverso rodeado de la leyenda "Francisco Franco, Caudillo de España por la Gracia de Dios" cerrada con el año 1946. Las disposiciones de esta ley no pudieron llevarse a cabo dada la falta de medios, siendo modificada por legislación sucesiva que adecuaría el nuevo circulante a los medios disponibles. No obstante, elementos de la ley de 1946 inspiraron las leyes posteriores, de forma muy significativa como veremos a continuación.

Uno de estos elementos fue la inclusión del busto de Franco y la célebre leyenda de las monedas del Estado Español en el anverso. El busto fue diseñado por el escultor Mariano Benlliure y se incorporó a las monedas de peseta, que finalmente seguirían siendo de cobre-aluminio y no de níquel. La primera emisión de fecha 1946 y estrellas *19-48 en el reverso no gustó en el entorno del Jefe del Estado ya que apreciaban una protuberancia en la parte trasera de la cabeza de Franco, lo que hizo necesario retocar la imagen, "rellenando" el cogote del busto para darle más uniformidad. Esta adaptación fue llevada a cabo por el grabador Manuel Marín, un diseño que ya permanecería de forma definitiva en la mayor parte de las monedas del Estado Español. 


La peseta de 1947 retocada (y mucho más fácil de encontrar)

Aún así, parece ser que las piezas emitidas con el busto original de Benlliure y la fecha 1946 en el anverso, un número indeterminado pero sin duda muy reducido, se pusieron en circulación de forma accidental y, al ser muy parecidas a sus sucesoras de 1947 pasaron totalmente desapercibidas durante décadas. Es por tanto la moneda más cotizada dentro de las del Estado Español y su precio puede oscilar entre los 2.500 y los 6.000 euros dependiendo de su estado. 

Con una pieza de estas características, no es sorprendente que proliferen todo tipo de anécdotas y leyendas urbanas más o menos fundadas: apariciones fortuitas en monederos de la abuela o en viejos cajones, personas que tuvieron la mala fortuna de pagar con ella, por no hablar de todos los intentos de falsificación cambiando el 7 de la fecha del anverso por un 6 mediante la técnica de microfusión. En cualquier caso, puedo asegurar que ya no veré con los mismos ojos todos los montones de pesetas antiguas que tenemos almacenadas en nuestras casas, y estaré más atento a las fechas. Quién sabe si puedo convertirme en el próximo agraciado...


2 comentarios:

  1. Yo tengo la del 47,!por un año!,exce excel entrada de nuevo,un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adolfo, creo que a todos nos ha pasado lo mismo...aunque no dejaremos de buscar. Un saludo,

      Eliminar

Translate