viernes, 10 de octubre de 2014

MONEDAS NOTGELD

Como sabéis los que alguna vez entráis por aquí, me he detenido en varias ocasiones en los billetes notgeld alemanes del periodo 1914-1923 por muchos motivos, especialmente su contenido histórico, reflejo de los problemas, inquietudes e incluso aspiraciones de la sociedad de una época. Además, su extrema variedad hace que muchos de ellos sean verdaderas maravillas estéticas, imposibles de resistir a ojos de cualquier coleccionista de notafilia.

Creo que ya era hora de que usara este espacio para tratar un poco acerca de las monedas de emergencia que se emitieron de forma paralela a los billetes, merecedoras también de varias entradas. De hecho, hace cosa de un año dejé constancia de las monedas deporcelana emitidas por la casa Meissen para algunos municipios alemanes tras la I Guerra Mundial. Y es que la escasez de circulante metálico durante la contienda y los años posteriores, provocada tanto por la concentración del esfuerzo económico en la actividad militar como por el acaparamiento de moneda oficial, desembocó en un uso masivo no solo del papel, sino también de otros materiales que pudieran reemplazar a las monedas. Para hacernos una idea del problema, baste decir que se utilizaron como moneda de cambio artículos como las fichas de tranvía o sellos de correos empaquetados en cápsulas.


En realidad la evolución de las monedas de emergencia alemanas tiene muchas similitudes con la de los billetes notgeld. Se comenzaron a emitir a partir de 1916, aunque en muchos casos se trataba de fichas (tokens) emitidas por empresas. Se tiene constancia de más de 40 empresas emisoras de piezas metálicas, destacando la del grabador y medallista de Nuremberg Ludwig Christian Lauer. En cuanto a las emisiones públicas, que sí pueden considerarse propiamente monedas al ser emitidas por una autoridad oficial, se calcula que más de 600 municipios pusieron en circulación alrededor de 3600 piezas diferentes para uso local. En esta página podéis encontrar un amplio listado de las mismas http://www.joelscoins.com/notgeld/notgeldger1.htm

Puede decirse que las primeras monedas notgeld fueron una necesidad derivada de otra necesidad: los billetes notgeld impresos a partir de 1914 se deterioraban fácilmente, lo que hacía necesaria la utilización de otros materiales más sólidos. Así, las monedas emitidas entre 1916 y 1918 fueron por lo general muy funcionales, con diseños austeros que como mucho hacían referencia únicamente a símbolos locales como heráldica, edificios o paisajes. Los materiales empleados eran principalmente hierro, zinc y, en menor medida, aluminio. Los contratos de producción de monedas fijaban la venta al peso, no por unidades, por lo tanto el número final de monedas entregadas a las autoridades dependía en gran medida de las características de la maquinaria empleada, como el tamaño y el grosor de las planchas. Esto, unido al constante estado inflacionario de la economía alemana durante y después de la guerra, nos puede dar una idea de la poca consideración económica que estas monedas debieron tener entre la población.

A partir de 1918, tal y como ocurrió con las emisiones en papel, la producción se empezó a dirigir más al coleccionismo (y a las posibilidades de recaudación que este hecho conllevaba) y no tanto a la circulación, con lo cual nos podemos encontrar con diseños más elaborados y conmemorativos, así como los más variados materiales, como la porcelana a la que aludía más arriba, el carbón (cuyas piezas son enormemente cotizadas hoy en día), el bronce o el latón. 

Entre 1921 y 1923 la emisión de estas monedas notgeld
decayó considerablemente por diversos motivos, como la progresiva introducción de moneda oficial o la hiperinflación, que limitaba casi todas las transacciones al papel. Hoy día es sencillo y normalmente asequible hacerse con ejemplares como los que muestro hoy en las imágenes. Al fin y al cabo, al igual que sucedió con los billetes de emergencia, estas monedas circularon durante un periodo muy corto de tiempo si es que lo hicieron, y es que muchas personas no pudieron resistir la tentación de nutrir sus colecciones particulares pese a las dificultades económicas que debían afrontar.   

Coffing, C.L. World Notgeld 1914-1947 And other Local Issue Emergency Money – A Guide and Checklist (2nd edition) 2011 Krause Publications



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate