jueves, 8 de mayo de 2014

EL FRANCO CFP

Hoy me gustaría dedicar un breve espacio a una moneda que, en muchos sentidos, ha tenido una trayectoria paralela a la moneda común por excelencia del continente africano, el franco CFA. Se trata del franco CFP, divisa común de varios territorios de Oceanía y muestra del poder financiero global que continua a día de hoy teniendo la República Francesa.  


De hecho, puede decirse que el franco CFP y el CFA fueron monedas hermanas que, por diversas circunstancias, acabaron evolucionando de forma distinta. En efecto, su origen fue prácticamente calcado: tras los acuerdos de Bretton Woods, que establecían un nuevo orden financiero internacional, y el final de la II Guerra Mundial, Francia estableció nuevas monedas para sus colonias que tuvieran una convertibilidad fija frente al franco francés, fuertemente devaluado. El franco CFP, siglas que originalmente correspondían a Colonias Francesas del Pacífico, fue concebido en 1945 con un cambio fijo frente al dólar de 49,6 francos CFP por dólar. En su momento era algo lógico. dado el papel relevante que tuvo la divisa norteamericana en el mantenimiento de las economías del Pacífico durante la II Guerra Mundial frente a una desdibujada Francia. Esta situación cambió cuatro años después, momento en el que la moneda francesa se convirtió en referente, estableciéndose una paridad fija de 5.50 francos franceses por franco CFP. En 1960, el cambio de régimen en Francia trajo consigo una revalorización oficial de su moneda, lo cual tuvo sus consiguientes repercusiones en el cambio fijo con el franco CPF, que pasó a equivaler a 0,055 nuevos francos.

Hasta aquí los paralelismos. Desde este momento hasta nuestros días nos encontramos con una diferencia esencial: mientras que los territorios de África dejaron progresivamente de ser colonias y accedieron a la independencia, los del Pacífico continuaron siendo territorios franceses de ultramar. Uno de los rasgos que definen la soberanía de un país es el control de su propia moneda, y Francia ejerce ese control de forma efectiva en estos territorios (aunque desde hace unos años de forma compartida con las autoridades comunitarias).

Los territorios de ultramar dependientes de Francia se dividen grosso modo en dos categorías. Por un lado, las regiones (como Martinica, Guadalupe o Guayana Francesa) que forman parte integral de Francia y son consideradas regiones ultraperiféricas de la Unión Europea, y por otro lado las llamadas colectividades de ultramar como los territorios franceses del Pacífico, que gozan de mayor autonomía (especialmente Nueva Caledonia) y no forman parte de la UE. El franco CFP, siglas que, de forma más acorde con los tiempos, corresponden a Change Franc Pacifique, es la moneda de estos territorios de Oceanía, concretamente Nueva Caledonia, la Polinesia Francesa y Wallis y Futuna, y es emitida por el IEOM (Institut d’Emission d’Outre Mer) en París. Desde la década de 1960 ha mantenido una paridad fija frente al franco francés, como hemos visto más arriba, y después frente al euro. Hoy en día un euro equivale aproximadamente a 120 francos CFP, para hacernos una idea, de forma similar a nuestra antigua peseta .

Hoy en día las denominaciones de franco CFP en billetes son las de 500, 1.000, 5.000 y 10.000. En monedas, tenemos de 1, 2, 5, 10, 20, 50 y 100. En las imágenes podemos ver dos billetes de 500 y 1.000 francos CFP, cuyo formato recuerda vagamente a los billetes de euro. Resulta curioso analizar los diseños anteriores al euro, pues siguen al mismo patrón de aquellos billetes de 20, 50, 100, 200 y 500 francos que debíamos utilizar cuando visitábamos el país vecino antes de 2002 http://www.atsnotes.com/catalog/banknotes/french-pacific.html. El estilo utilizado puede resultar simplemente de la inspiración, pero normalmente nos da pistas sobre quién ejerce realmente el control.


2 comentarios:

  1. Tremendamente bello el billete de 1000 CFP, me recuerda a los billetes Venezolanos con tortugas. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, me ha faltado puntualizar que, si bien siguen el patrón del euro, su diseño es definitivamente más bonito. Gracias por tu comentario, recibe un cordial saludo

      Eliminar

Translate