domingo, 23 de junio de 2019

FICHAS DE PROSTÍBULO

En las escasas ocasiones en que hemos podido compartir artículos pertenecientes al mundo de la exonumia (es decir, el estudio y coleccionismo de fichas y tokens) hemos comprobado que podían ser producidos y utilizados en distintas circunstancias y situaciones, normalmente bajo la iniciativa privada. Hasta la fecha, han pasado por aquí fichas sustitutivas del dinero, fichas para la adquisición de bienes de primera necesidad o para el acceso a determinados servicios, como el teléfono. La ficha de hoy, como habréis deducido de tan revelador título, tiene relación con el acceso a servicios por lo general fuera de la ley o en muchos casos en un limbo legal, pero socialmente muy tolerados: la prostitución. 

Ya vimos en su día, a propósito de las célebres fichas de finca que proliferaron por Centroamérica a principios del siglo XX, que en muchos casos podían servir de elemento de control por parte de los terratenientes. Si además de ser propietario de una plantación te conviertes en el emisor del circulante que tus trabajadores utilizan, la relación de dependencia económica que se genera es casi absoluta. No es extraño pues que las fichas también hayan podido ser empleadas en el caso de la prostitución, negocio basado en la explotación de seres humanos por parte tanto de traficantes como de clientes. 





Supuestamente, estas fichas garantizaban el pago por adelantado de los servicios sexuales ofrecidos en el prostíbulo. Asimismo, impedía que las prostitutas pudieran controlar ningún dinero, que siempre quedaba en manos de la "madame" o el proxeneta de turno que distribuirían después los beneficios de la forma que consideraran conveniente. También de alguna manera se conseguía controlar a los clientes, ya que si solo podían pagar con fichas no podrían acceder a más servicios que los acordados previamente. 

De nuevo, parece ser que estas fichas de cobre o latón proliferaron en muchos países del hemisferio occidental a finales del siglo XIX y principios del XX, muy particularmente en el oeste de los Estados Unidos. De todas maneras, a poco que nos informemos al respecto por internet el escenario que se nos presenta es bastante confuso ya que en muchos casos se trata de réplicas o souvenirs y en otros de simples reclamos publicitarios. No obstante, sí es posible encontrar fichas de prostíbulo reales si acudimos a numismáticos acreditados. Es el caso de la que presento hoy, originaria de la ciudad de Valencia, que además contiene una curiosa anécdota. 




Se trata de una ficha de latón de 25 mm. de diámetro y 2 grs. de peso de un valor facial de 10 pesetas, en cuyo anverso figura el nombre y la dirección del establecimiento: Chalet Árabe - En Bany 12. Su reverso presenta únicamente una M mayúscula en el centro. Con bastante probabilidad data de los años 30 del siglo pasado. En su blog Los Dioses Emboscados, el periodista Romualdo Maestre aporta un poco de información acerca del Chalet Árabe, reputada casa de citas valenciana durante los convulsos años 30. Parece ser que su responsable, de nombre Paquita, aparece mencionada en un auto de instrucción del juzgado de Barcelona de 1939 contra otra propietaria de un negocio similar, Montserrat V.P. (a) La Raquel cuya estrecha relación con destacados miembros de la FAI de Barcelona (entre ellos el mismísimo Buenaventura Durruti) le traería serios problemas tras la conclusión de la Guerra Civil. Supuestamente, Paquita habría colaborado con Montserrat en la apropiación ilícita de bienes y enseres que los anarquistas habían sustraido de familias pertenecientes a la aristocracia barcelonesa. Para más información, recomiendo leer el enlace del artículo de Maestre, pues el lenguaje y la descripción de los hechos del auto no tiene desperdicio: http://romualdo-maestre.blogspot.com/2013/01/historia-del-chalet-arabe-una-casa-de.html

Anécdotas al margen, no he podido evitar al componer este artículo recordar las spintriae, fichas romanas célebres por sus muy explícitas escenas eróticas, que hoy en día  pueden alcanzar precios astronómicos en las casas de subastas. Pese a que su verdadero uso sigue siendo hoy en día objeto de debate entre historiadores, la hipótesis más extendida las considera forma de pago en los prostíbulos o lupanares de la Antigüedad. Teniendo en cuenta que una ficha como la del Chalet Árabe no se encuentra tan lejana en el tiempo, y la enorme cantidad de dinero y recursos que hoy día sigue moviendo el negocio de la explotación sexual, se hace inevitable pensar en lo poco que el ser humano ha evolucionado en muchos aspectos.   

https://www.barriopichincha.com.ar/fichas-de-prostibulos/
https://pastandpresent.com/2019/01/08/the-truth-of-brothel-tokens/
http://blognumismatico.com/2013/12/23/las-spintrias/

2 comentarios:

Translate