jueves, 30 de noviembre de 2017

MONEDAS INDIAS DE LA EDAD MEDIA (VIII)

Compartir monedas como la de hoy es un verdadero placer, no en vano fueron piezas como esta las que me inspiraron para la puesta en marcha de este blog hace ya casi seis años. Pese a ser uno de los modelos numismáticos más comunes del sur de la India, no me resultó nada fácil dar con ella dado que en España aún no es muy común el coleccionismo de moneda asiática, pero por fin la puedo mostrar en todo su esplendor: con todos ustedes, el hombre-pulpo.



El Imperio Chola en su momento de máxima expansión (s. XI). En azul su territorio
controlado de forma directa, en rosa su zona de influencia (fuente: wikipedia)


No sería justo resumir el contenido de una moneda con semejante carga histórica en una simple impresión visual (de ahí que le dedique un artículo entero) pero debemos reconocer que, al igual que sucede con la mayor parte de las monedas indias medievales, llama poderosamente la atención el grado de abstracción que empleaban sus diseñadores a la hora de reflejar una determinada simbología, especialmente en lo tocante a figuras humanas o animales. En este caso, se trata de figuras humanas tanto en el anverso como en el reverso, pero se hace necesario un pequeño esfuerzo para distinguirlas. 

La moneda de hoy es un massa de cobre del sur de la India, más concretamente del Imperio Chola, emitida alrededor del siglo XI. De origen tamil, la dinastía Chola llegaría a hacerse con el control del sur del subcontinente Indio a partir del siglo IX, pero durante casi todo el primer milenio de nuestra era su papel en este escenario sería más bien discreto. Los reinos del sur de India, a diferencia de los del norte, mantuvieron durante esta época por lo general una estabilidad mayor gracias en gran medida a su prosperidad económica resultante de sus activas relaciones comerciales con otras civilizaciones. No obstante, entre los siglos VI y IX los tres reinos predominantes, Chalukya, Pallava y Pandya se vieron abocados a mantener conflictos entre sí por la hegemonía en la región. 
Anverso de massa de cobre del Imperio Chola. Mide 20 mm
y pesa 4,32 grs. 

Estas rivalidades fueron aprovechadas por el rey chola Vijayalaya a mediados del siglo IX para conseguir el control del extremo sur de India y establecer su capital en Thanjavur, en el actual Tamil Nadu. Los sucesores de Vijayalaya se encargaron de aumentar el dominio chola de forma efectiva hacia el interior y el noreste, conformando un vasto imperio desde Sri Lanka en el extremo sur hasta la cuenca de los ríos Krishna y Godavari en el actual Andhra Pradesh. Su forma de gobierno no difería mucho de otras formas administrativas indias, con un rey que ostentaba el poder absoluto y un control administrativo del territorio basado en un cuerpo bien integrado de funcionarios. La división territorial recuerda en gran medida al sistema indio actual, con un reino dividido en provincias (mandala) que a su vez se subdividían en distritos (valanadu), divididos a su vez en regiones de aldeas. La gran diferencia con otros sistemas puestos en marcha en la zona fue precisamente el poder y la autonomía de las aldeas, que prácticamente eran autogestionadas por sus habitantes. De hecho, en muchos casos los funcionarios reales únicamente aparecían por los pueblos a la hora de cobrar impuestos, siendo innecesaria su presencia para cualquier otro menester.  

La herencia cultural transmitida por el Imperio Chola es patente sobre todo en sus templos, verdaderos centros socio-culturales en los que se celebraban las asambleas locales y se impartía educación, y en el florecimiento de la poesía tamil. No obstante, quizá donde más se notó la influencia chola fue en la economía y el comercio, en la que este imperio desarrolló una esfera de influencia que, como puede apreciarse en el mapa, ocupaba una parte considerable del sureste asiático. Su poderosa flota y dominio de los mares permitió a los comerciantes llevar sus productos tanto hacia la China de la era Song como hacia occidente desde la costa malabar y a través de los puertos del Golfo Pérsico y la Península Arábiga. 

Reverso de la moneda, con figura sentada y la leyenda
Sri Raja Raja a la derecha
Como suele ocurrir, el poder económico y comercial tuvo un reflejo directo en la emisión de moneda. De hecho, puede afirmarse que los Chola pusieron fin a la decadencia monetaria que tuvo lugar en el sur de la India a mediados del primer milenio de nuestra era. Pusieron en marcha un sistema monetario trimetálico con las massas como circulante de cobre y las kahavanu de plata y oro. El diseño más característico que aportaron a la historia numismática india fue el de la moneda de la imagen, modelo seguramente inspirado en el prototipo “rey-diosa” de los Kushan del norte de India.


Es tentador pensar que el "hombre-pulpo" del anverso es una deidad hindú de múltiples extremidades, pero no es el caso. El anverso muestra al rey en pie, sujetando una flor de loto con la mano izquierda levantada, y un cetro o arma con la derecha. Las cinco líneas rectas verticales que salen de su cintura representan sus piernas, así como su túnica o pañería. Lo esquemático del diseño hace que todas estas líneas parezcan idénticas, de ahí el sobrenombre con que el que se conoce a esta moneda. A su derecha aparecen una serie de esferas coronadas por una media luna.
Ayuda visual: la línea roja delimita
la figura humana del reverso

El reverso, por su parte, presenta una figura humana similar en posición sentada con piernas cruzadas, una postura muy característica en la cultura hindú, con una leyenda a la derecha que reza en escritura nagari Sri Raja Raja. Se refiere a Raja Raja Chola, rey de los Chola entre 985 y 1014, responsable de la organización administrativa descrita más arriba así como de una considerable expansión territorial. Esta leyenda continuó apareciendo tiempo después de su muerte, por lo tanto es muy probable que la pieza mostrada en esta entrada sea posterior a su reinado. 

De hecho, el modelo "hombre-pulpo" fue extensamente imitado en su época y en siglos posteriores por reinos vecinos, especialmente el de Ceylán (la actual Sri Lanka). Puede afirmarse que la moneda fue uno de los mayores legados de los Chola, dinastía que vivió su declive definitivo durante el siglo XIII ante el empuje de otra potencia local, los Pandya, justo al mismo tiempo en que el norte de India recupera su perdido protagonismo de la mano del Sultanato de Delhi. 
Embree, A.T. y WIlhelm, F. India: Historia del subcontinente desde las culturas del Indo hasta el comienzo del dominio inglés, Historia Universal Siglo XXI vol. 17 Madrid 1981

Early World Coins & Early Weight Standards, by Robert Tye, published by Early World Coins, York 2009

https://en.wikipedia.org/wiki/Chola_dynasty

http://coins.lakdiva.org/medievalindian/rajaraja/chola_massa6_cu.html





2 comentarios:

  1. Genial post,los massas medievales,me ha llamado mucho la atención también que tengan ese mote tan curioso de hombre pulpo,a la par que gracioso,un saludo José Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Adolfo, la verdad es que he visto opiniones diversas al respecto, hay personas a las que no les gusta el apodo por considerar que se le pierde el respeto a la moneda. En cualquier caso, creo que es normal tener esa impresión la primera vez que la vemos, y es que la abstracción del arte indio en sus monedas juega muchas malas pasadas. Recibe un cordial saludo,

      Eliminar

Translate