lunes, 22 de febrero de 2016

MONEDAS CASH JAPONESAS (II)

Moneda Bunkyu eiho (1861-1864) con los caracteres Bun
(arriba) Kyu (abajo) Ei (derecha) y Ho (izquierda)
Por increible que pareza, se cumplen ahora cuatro años de aquel día en que un billete hansatsu japonés me inspiró para poner en marcha un blog de curiosidades numismáticas. A modo de auto-homenaje (espero que los que me leeis me permitáis esta licencia) tengo la costumbre de dedicar en cada nuevo aniversario una entrada a Japón. Este día no va a ser una excepción, y, aunque sea un tema ya tratado anteriormente, dedicaré un breve espacio a una de sus monedas cash más peculiares del periodo Tokugawa (ss. XVII-XIX)

Como ya vimos hace dos años en la primera entrada sobre monedas cash japonesas, el uso de la moneda en Japón había sido discontinuo y muy influenciado por la moneda china. Las emisiones chinas ban liang, wu zhu y kai yuan tong bao, que hemos tenido el placer de describir en entradas anteriores, fueron conocidas en el Japón clásico y altomedieval, y solo a finales del siglo VII y principios del VIII el país decidió emitir sus propias monedas a imagen y semejanza de las de sus vecinos. Se piensa que las primeras monedas propiamente japonesas fueron unos pequeños lingotes de plata conocidos como mumon ginsen a los que poco después siguió la moneda cash conocida como wado kaichin de cobre, inspirada en las contemporáneas kai yuan tong bao de la diinastía Tang. No obstante, durante largos periodos de tiempo la población optó por diferentes formas de dinero-mercancía como el arroz, la seda o el cáñamo. A partir del siglo XII la ingente producción de moneda china acaecida como consecuencia de una serie de cambios políticos y sociales afectó al circulante de sus vecinos, entre ellos Japón, que vio sus satisfechas sus necesidades monetarias durante los siguientes siglos.


El final de la Edad Media en Japón (siglo XVI) contempló un gran crecimiento de su comercio exterior, especialmente con China, acompañado de un considerable caos político y económico, en el que la autoridad central cedía poder en la práctica frente a los entes y aristocracias locales. La situación monetaria es reflejo de esta confusión, ya que en aquel momento circulaban simultáneamente antiguas monedas chinas de las dinastías Song y Ming, imitaciones locales de estas monedas, diferentes formas de dinero-mercancía (siendo el arroz la más notable) así como incipientes emisiones de oro y plata. Los diferentes territorios podían mostrar preferencias por un tipo u otro de dinero, lo que dividía a Japón de facto en diferentes zonas económicas. 

Reverso de la moneda Bunkyu eiho, con diseño de 11 ondas
El acceso al poder de Tokugawa Ieyasu en 1600 puso fin a esta situación mediante una amplia reforma del sistema monetario que acabara con estas confusiones (aunque con el tiempo daría pie a otras), reactivara la emisión de circulante para no depender de moneda extranjera y lo adaptara a la creciente actividad económica y mercantil en una época en que el comercio con las potencias europeas era clave para el desarrollo económico. El sistema monetario japonés Tokugawa era, como otros muchos sistemas, trimetálico, pero como veremos a continuación poseía características únicas. 

A diferencia de otros sistemas basados en el oro, la plata y el bronce, puede decirse que en el caso japonés los tres metales actuaban más como sistemas paralelos, con un alto grado de independencia con respecto a los otros. Para hacernos una idea de hasta dónde llegaba esta autonomía, baste decir que existían cecas separadas para cada metal, y que los precios de bienes y servicios podían fijarse en un metal u otro dependiendo de su naturaleza. Al comienzo del shogunato de Tokugawa Ieyasu quedó establecida una tabla oficial de equivalencias resumida de la siguiente manera: 
  • Moneda de oro: un ryo = 4 bu = 16 shu
  • Moneda de plata: un monme (3,75 grs.) = 10 fun; 1.000 monme = 1 kan
  • Moneda de cobre: la unidad era el mon, 1.000 mon constituían un kanmon

Entre las diferentes monedas quedó establecido que 1 ryo equivalía a 50 monme de plata (que pasaría a 60 a partir del año 1700) y 4.000 mon de cobre. Al tratarse de tres sistemas operando paralelamente las fluctuaciones fueron constantes de tal manera que se hizo necesario contar con un amplio cuerpo profesional de cambistas, colectivo cuyos servicios probaron ser de gran importancia durante todo este periodo.

Escribir sobre el sistema monetario japonés de la era Tokugawa daría para una tesis doctoral, por lo que hoy yo me voy a limitar en esta entrada a compartir una de sus últimas emisiones de cobre, conocida como Bunkyu eiho. Hace un par de años, con ocasión de la primera entrada sobre monedas cash japonesas pudimos comprobar que los nuevos shogun tuvieron una sincera intención de impulsar el circulante de cobre mediante la puesta en marcha de la moneda Kan'ei tsuho a mediados del siglo XVII. Recibía este nombre por surgir durante la llamada era Kan'ei (1624-1644), reflejada en los caracteres de arriba y abajo de su anverso, no obstante mantuvo este mismo aspecto durante los aproximadamente 200 años durante los cuales se emitió. Cada moneda Kan'ei tsuho tenía el valor de un mon, y a partir del siglo XVIII se emitieron monedas cash de mayor valor.

 Bunkyu eiho (dcha.) comparada con Kan'ei tsuho del s. XVII (izda.). La primera tiene un poco
más de diámetro (27 mm. frente a 25) pero menos peso (3,3 grs. frente a 4,4) que la segunda

Una de las monedas más representativas en este sentido fue la Kan'ei tsuho de 4 mon de latón (cobre y zinc), caracterizada por contar con un mayor peso (4,9 grs. frente a los 3-4 grs. de un mon) y un inusual diseño en el reverso de 21 ondas, reducidas posteriormente a 11. Durante la llamada era Bunkyu, que tuvo lugar entre  1861 y 1864, se emitieron las monedas de 4 mon del tipo Bunkyu eiho como la que muestro hoy en las imágenes, Sus caracteres del anverso muestran su denominación mientras que su reverso muestra el peculiar diseño de 11 ondas al que aludía más arriba. Si la comparamos con un mon de la segunda mitad del siglo XVII apenas hay diferencias, es más, se da la circunstancia que la Kan'ei tsuho pesa considerablemente más que la Bunkyu eiho (4,4 grs frente a 3,3 grs.). Esto no hace sino demostrar las tensiones monetarias a las que se enfrentó el Japón del final de la era Tokugawa, en un contexto de aumento del precio de los metales y una moneda demasiado sobrevalorada dentro de sus fronteras, lo que se tradujo inevitablemente en constantes conflictos comerciales con potencias rivales.

Pero esto, como muchos aspectos de la numismática japonesa, daría para otras muchas entradas. Hoy me conformo con compartir una moneda cash japonesa que, además de resultar enormemente atractiva, fue una de las últimas de su especie, pues la Restauración Meiji de 1868 trajo consigo la modernización del sistema monetario, una medida en la que las antiguas cash ya no tendrían cabida. 

Shin'ichi Shakuraki, A Brief History of Pre-modern Japanese Coinage, Catalogue of the Japanese Coin Collection (Pre-Meiji) at the British Museum, (pp. 17-25)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate