martes, 11 de agosto de 2015

MONEDAS POLÉMICAS (IV)

Hasta ahora, las monedas polémicas que habíamos tenido el placer de tratar aquí basaban su controversia en la baja aceptación que tuvieron entre el público: fueron piezas emitidas de forma oficial, puestas en circulación, pero al cabo de cierto tiempo fueron objeto de un fuerte rechazo por diferentes motivos, sobre todo estéticos, pero también relacionados con los materiales utilizados. La pieza que comparto hoy aquí no se parece en nada a las monedas polémicas anteriores, es más, si por algo se caracterizó fue por su gran popularidad. Demasiada, como veremos a continuación.

No se trata de la moneda que aparece en las imágenes, sino de su versión "sesentera". Me refiero al "dólar paz" (peace dollar) norteamericano de 1964, que podría considerarse una especie de emisión fallida. En realidad, el "dólar paz" de plata, de 27 grs. y 38 mm. es muy anterior, pues fue lanzado en 1922 con el fin de sustituir a sus predecesores Morgan y conmemorar el final de la Primera Guerra Mundial. Su anverso muestra una alegoría de la Libertad y su reverso un águila posada sobre una roca con una rama de olivo contemplando los rayos del sol del amanecer (de nuevo, el simbolismo que inunda la moneda norteamericana en todo su esplendor). Se emitieron en las casas de la moneda de Philadelphia, Denver y San Francisco entre 1921 y 1928, con un breve retorno en 1934 y 1935.



En la década de 1960 tuvo lugar una considerable demanda de moneda de plata para la circulación, especialmente en el oeste de los Estados Unidos. En aquellas fechas aún era posible solicitar a las entidades bancarias moneda de plata por su valor facial; si tenemos en cuenta la alta cotización de este metal durante esta época es fácil comprender la alta demanda de estos dólares y su escasa circulación. En Agosto de 1964, a iniciativa de los senadores del estado de Montana, el Congreso aprobó la producción de 45 millones de dólares paz para la circulación, aprobación que fue seguida de una orden presidencial de Lyndon Johnson que hacía efectiva esta emisión.

La producción comenzó el 12 de Mayo de 1965 en la casa de la moneda de Denver, la más cercana a la zona de mayor demanda. Los "dólares paz" de 1964 eran idénticos a los de los años 20 y 30 salvo por la fecha del anverso. Cuando se llevaban producidas 316.076 piezas, apenas un 0,70 % de lo aprobado inicialmente, se paralizó la emisión. Los temores de muchos responsables políticos se confirmaron, y es que se percibió que el propósito de esta nueva edición de dólares de plata no iba a ser el de la circulación sino el del coleccionismo numismático, pues numerosos vendedores y coleccionistas anunciaron que ofrecían cantidades sustancialmente mayores que su valor facial por cada "dólar paz" de 1964.

De esta forma, el 24 de Mayo de 1965 el Congreso rescindió la autorización previa y ordenó la destrucción de las más de 300.000 piezas producidas. Al mismo tiempo, se aprobó el Acta de Acuñación (Coinage Act) de 1965 mediante la cual se prohibía la emisión de nuevos dólares de plata por al menos cinco años.


Pero la polémica por estas monedas las perseguiría hasta la actualidad. Resulta que la fundición de las piezas producidas no se verificó una a una, sino que se optó por el sistema más rápido de hacerlo por grupos de monedas calculando el peso. Este hecho ha dado lugar a todo tipo de especulaciones acerca de la posibilidad de que algunos ejemplares hayan podido escapar durante este proceso, ya que se podrían haber sustituido de forma encubierta por "dólares paz" antiguos. Las autoridades monetarias, eso sí, siempre han negado rotundamente este extremo, recordando además que cualquier "dólar paz" de 1964 que hubiera sobrevivido sería propiedad federal y por tanto su poseedor se hallaría en la obligación de entregarlo a las autoridades.

Como siempre hay lugar para complicar más una situación, no podían faltar las imitaciones y falsificaciones que han surgido de vez en cuando, algo no muy difícil si tenemos en cuenta que lo único que debe hacerse es cambiar uno o dos números del año del anverso. En mi opinión, dada la magnitud de los controles que rodean a los procesos de emisión (o destrucción) de moneda, es muy poco probable que hoy día existan "dólares paz" de 1964 genuinos. En cualquier caso, es impresionante la cantidad de atención que sigue recibiendo en el mundillo numismático una moneda que, al menos de forma oficial, no existe. 

Y aquí me despido unas semanas, hasta el final del verano. En Septiembre nos veremos de nuevo, mientras tanto, aprovecharemos para pensar en más curiosidades para compartir a la vuelta...seguid atentos. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate