viernes, 13 de marzo de 2015

MONEDAS INDIAS DE LA EDAD MEDIA (IV)

Fijaos bien en la moneda que protagoniza la entrada de hoy. Como reza el título, se trata de una pieza acuñada en el subcontinente indio en época medieval, que, al igual que en otros ejemplos ya mostrados en este blog, exhibe un alto grado de abstracción y estilización en su diseño. Podemos distinguir una figura humana en el anverso y otra en el reverso, pero poco más. En realidad, se trata de una pieza de cobre que ejemplifica la transición de la Antigüedad a la Edad Media en el norte de India, porque aunque fuera producida en la segunda mitad del siglo X se basa en modelos locales anteriores.

Anverso (arriba) y reverso (abajo) de dracma heftalita del
norte de India (s. VI d.C.)
Estos modelos fueron introducidos por los heftalitas, conocidos también como hunos blancos (aunque como veremos, ellos también se inspiraron en diseños anteriores). No sabemos demasiado acerca del origen de este pueblo, aunque parece claro que provenían de Asia Central, de ahí que se les relacione con las poblaciones que asolaron el Imperio Romano durante el siglo V, aunque este parentesco no esté demostrado. De hecho, varias características diferencian a los heftalitas de los hunos, entre ellas su mayor adaptabilidad a los usos y costumbres de los pueblos conquistados (aunque no en gran medida, como veremos) y su capacidad para establecer ciertas estructuras de estado (como por ejemplo la capacidad de producir y poner en circulación moneda).


Los movimientos migratorios del siglo V no solo afectaron el desarrollo de los acontecimientos en la Antigua Roma, sino también con respecto a su gran rival en el este, el Imperio Persa Sasánida. Desde mediados del siglo V, los heftalitas presionaron a los persas por su frontera nororiental, en una zona conocida como Tokharistan. Sin duda poseían un poderoso ejército, pues en estos enfrentamientos el propio rey persa Peroz fue apresado por los heftalitas, siendo liberado tras el pago de un cuantioso rescate y la promesa de no volver a atacarlos. A partir de este momento los heftalitas se convierten en una potencia hegemónica en la zona y comienzan a expandirse hacia el este, dominando partes de lo que hoy son las repúblicas de Turkmenistán, Tayikistán, Uzbekistán y Kirguistán (llegando incluso a la parte occidental de China), y hacia el sur, adueñándose del espacio que hoy ocupa Afganistán. El próximo paso consistía en el asalto al subcontinente indio, aún bajo dominio de su último imperio de la Antigüedad: los guptas.

Esquema del dracma de cobre heftalita, del tipo rey/diosa (s. VI) 
  (imagen de Early World Coins, Robert Tye)

La era del Imperio Gupta coincide aproximadamente con la época del Bajo Imperio en Roma (ss. III-VI d.C.) Ocupó el vacío dejado por el Imperio Kushan, dominante en el norte de India entre los siglos I y III d.C, tras su desintegración. Se trata de una verdadera Edad de oro de la Historia de India, pues fue un periodo dominado por la paz y la prosperidad así como de desarrollo de las artes y las ciencias. Muchas de las expresiones culturales más conocidas de la India (incluyendo, sin ir más lejos, el Kama Sutra) fueron concebidas durante esta época. El Hinduismo como religión adquirió sus principales características (como las principales divinidades y prácticas religiosas) y se estableció un sistema administrativo eficaz, pues favorecía un poder central fuerte que respetaba las autonomías locales. Se extendieron por todo el actual norte de India, Bangladesh y Pakistán oriental.

Los heftalitas, que se habían consolidado en Asia Central tras sus victorias sobre el Imperio Sasánida, comenzaron a penetrar por el norte de India a finales del siglo V y principios del VI. Los guptas, que en un primer momento rechazaron estas incursiones, se vieron incapaces de repelerlas frente al rey heftalita Toramana, que lanzó una ambiciosa ofensiva sobre el área del Punjab tras la cual consiguió controlar todo el noroeste de la actual India (Rajastan, Punjab, Uttar Pradesh y Cachemira). Toramana dio poco a poco muestras de una mayor autonomía con respecto a los heftalitas de Asia Central, aunque nunca rompió completamente los vínculos con ellos. Pese a que estos acontecimientos aceleraron la desintegración del Imperio Gupta, el dominio heftalita en el norte de India no duró más allá de mediados del siglo VI, debido sobre todo a la actitud brutal e intolerante que habían mostrado hacia la población local. Las crónicas de la época recuerdan a los heftalitas (algo en lo que coinciden bastante con los hunos en occidente) como despiadados guerreros que asolaron pueblos, ciudades y monasterios budistas. La falta de apoyos locales unida a las derrotas de sus hermanos de Asia Central frente a los persas del rey Cosroes I y sus aliados turcos, llevaron a los heftalitas a la descomposición y la irrelevancia.

Moneda kushan del norte de India (s. II d.C.)  imagen de 
Early World Coins, Robert Tye

La emisión de moneda heftalita se basó en modelos de los reinos vecinos y sometidos, y parece ser que tomó un fuerte impulso tras las victorias sobre Peroz en el siglo V, pues el rescate entregado puso enormes cantidades de dracmas en circulación entre este pueblo. Así, además de utilizar el dracma sasánida los heftalitas produjeron grandes cantidades de imitaciones de esta moneda, con mayor o menor grado de estilización pero siempre reconocibles. De esta forma, cuando se establecieron en la zona ocupada por los Guptas, también pusieron en marcha imitaciones de monedas de la zona. como los dracmas representados en la ilustación de más arriba. 

No obstante, la moneda heftalita fue a su vez imitada posteriormente. La moneda de hoy, de 6,5 grs. de peso y 20 mm. de diámetro, fue acuñada en el remoto reino de Cachemira al norte de India bajo el reinado de la reina Didda en la segunda mitad del siglo X. Como podemos apreciar se basa en el modelo de dracma de cobre heftalita, inspirado a su vez en el modelo rey/diosa de los kushan y los guptas. El anverso presentaría al rey en pie y el reverso a una diosa sentada con las piernas cruzadas. Es un modelo característico de la Antigüedad india que tendría continuidad posteriormente entre algunos reinos de la zona, como Cachemira, hasta bien entrada la Edad Media (siglos XI-XII)


Moneda del imperio gupta (ss. IV-V d.C.), imagen de 
Early World Coins, Robert Tye

Los heftalitas, pese a la corta duración de su imperio, dejaron un interesantísimo legado numismático, algo que tiene un mérito considerable si tenemos en cuenta que es muy posible que este pueblo prácticamente no habría conocido el uso de la moneda antes de sus victorias militares sobre los persas a mediados del siglo V. 

Nota: esta entrada fue modificada el 22 de Octubre de 2015 dado que en un principio se adjudicó la emisión de la moneda de las imágenes a los heftalitas por error. Disculpad las molestias. 

Litvinsky, B.A. , The Hephtalite Empire, UNESCO 
https://en.unesco.org/silkroad/sites/silkroad/files/knowledge-bank-article/vol_III%20silk%20road_the%20hephthalite%20empire%20BIS.pdf

Early World Coins & Early Weight Standards, by Robert Tye, published by Early World Coins, York 2009


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate