viernes, 1 de junio de 2012

UN VAMPIRO EN EL MARCO ALEMÁN

Recientemente tuvimos la oportunidad de compartir una de las curiosidades más interesantes y estéticamente bellas dentro del mundo de la numismática: los billetes notgeld (v. entrada del 9 de Abril pasado).  Estas emisiones locales, realizadas principalmente en Alemania entre la Primera Guerra Mundial y la primera mitad de la década de 1920, dieron la oportunidad a muchos dibujantes y grabadores locales de demostrar sus habilidades artísticas y, en muchos casos humorísticas.
¿Podéis encontrar el vampiro en este retrato? 
La respuesta más abajo...

Esto no es algo habitual en la emisión de dinero, pues desde hace miles de años las monedas y billetes han sido utilizados, además de para facilitar transacciones económicas y comerciales, para fines más "oficiales": propaganda política, exaltación de las señas de identidad propias, unidad ante un enemigo o amenaza exterior, motivos conmemorativos, etc. En el caso de los billetes notgeld los artistas responsables del diseño se beneficiaron de una relativa manga ancha debido a que estas emisiones no eran estrictamente de curso legal, sino que eran aceptadas por lo general dentro de sus propios municipios por común acuerdo entre los particulares.


En el caso del dinero más "oficial", pues, no es posible disponer de tanta libertad creativa, aunque podemos encontrar alguna interesante excepción, como la que hoy presentamos. Se trata del billete alemán de 10.000 marcos de 1922, en el que aparece la cabeza de un vampiro. Mirando únicamente las fotos que aparecen encima, ¿seríais capaces de encontrarlo?

Este billete, que en un principio constituía el de mayor valor emitido, quedó reducido a calderilla en pocos meses. En efecto, la situación económica de la Alemania de principios de la década de 1920 era, cuanto menos, insostenible. A la deuda contraída por el esfuerzo bélico de la I Guerra Mundial había que sumar la resultante del Tratado de Versalles, que establecía que Alemania debía pagar una suma a las potencias vencedoras en concepto de reparaciones. Estas reparaciones, una vez formalizadas, ascendían a 132.000 millones de marcos-oro pagaderos en anualidades, cifra astronómica que estrangulaba la ya de por sí maltrecha economía alemana. Una vez leí que por aquel entonces se calculó que Alemania terminaría de pagar sus reparaciones en 1988, 70 años después del fin del conflicto.

Los aliados se mostraron especialmente severos con Alemania, pero ninguno tanto como Francia. Se ha reprochado a este país su escasa magnanimidad con los derrotados, pero hay que tener en cuenta que 50 años antes, en 1871, los franceses fueron obligados a pagar reparaciones tras su derrota en la guerra franco-prusiana, además de ceder una parte de su territorio al nuevo Reich alemán. En cualquier caso, las duras condiciones a las que fue sometida Alemania tras la I Guerra Mundial trajeron consigo entre la población alemana un sentimiento de rencor hacia los vencedores, especialmente contra los franceses. Como consecuencia de la inmensa deuda contraída, las autoridades de la nueva República de Weimar se vieron obligadas a imprimir más dinero, lo cual resultó en la famosa hiperinflación de 1922-23 que hizo que transacciones rutinarias como la compra de una barra de pan se efectuasen en millones de marcos.
Nosferatu en acción, acoplado a cuello del joven

Ese resentimiento antifrancés queda plasmado en el billete de 10.000 marcos que presentamos hoy. Este billete reproduce el cuadro del pintor renacentista Alberto Durero “retrato de un hombre joven”, pintado a finales del siglo XV. Si giramos el billete 90º hacia la izquierda podemos ver cómo el cuello del retratado, ligeramente retocado, se convierte en un vampiro encapuchado de nariz aguileña, muy del estilo del Nosferatu de la misma época (v. fotografía de la izquierda). De esta forma, el grabador pudo simbolizar de manera sutil el resentimiento alemán al que antes aludíamos: Alemania representada en un joven que sufre la explotación despiadada de una Francia personificada como un terrorífico  vampiro chupasangre.

Tras encontrarnos con curiosidades como esta, ¿quién puede pensar que la numismática es aburrida?

http://www.banknoteden.com/TMFOM%20Germany%2010000.htm

Historia de las Relaciones Internacionales, Pierre Renouvin, Ediciones Akal 1990 (2ª edición) p. 843

11 comentarios:

  1. Hola, me pareció interesante el blog, pero no logro encontrar al "Nosferatu" en el cuello del obrero. Me lo podrías marcar? Saludos. Hernán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, si tomamos como referencia la foto de abajo (cuello del joven del retrato en posición horizontal) podemos ver la cabeza de perfil de “Nosferatu” mirando a la izquierda acoplada a la cabeza del joven de la siguiente manera: la nariz (larga y picuda) por encima y la boca abierta por la parte central. A la derecha de la nariz podemos apreciar el ojo cerrado del vampiro y más a la derecha la capucha negra (que se corresponde con la camisa del joven del retrato). Voy a retocar la foto para que quede más claro porque efectivamente es difícil de apreciar. Cuando la tenga lista (en 1 ó 2 días) la colgaré en esta misma entrada. Muchas gracias por la pregunta, recibe un cordial saludo,

      Eliminar
  2. Revisando mi colección alemana tengo este billete y si encontré el vampiro,me pareció interesante la historia de este .
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo este billete, en general la notafilia y numismática alemana de 1914-1924 es absolutamente fascinante, y de una belleza inigualable. Muchas gracias por tu comentario, recibe un cordial saludo

      Eliminar
  3. ¡Hola! Primero: ¡QUE BUEN BLOG! ¡FELICIDADES! Y sólo quería contribuir con esto:
    http://www.libertaddigital.com/mundo/alemania-da-por-concluida-la-i-guerra-mundial-tras-pagar-su-ultima-deuda-1276403381/

    Efectivamente, Alemania terminó de pagar la deuda... 92 años después...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario y aportación. Parece que al final tardaron 22 años más de pagar que lo estimado en 1920, seguramente porque en aquel momento no podían tener en cuenta acontecimientos relevantes que retrasaron el pago de reparaciones como la llegada de los nazis al poder, la II Guerra Mundial o la división posterior de Alemania. Aunque sin duda todas las potencias (ganadoras y perdedoras) se tomaron muy en serio esta deuda. Muy interesante el artículo, espero verte más por aquí, un saludo

      Eliminar
  4. Hola, tengo un billete de 1922 y otro de 1923 uno por 100 mil marcos y otro por 200 mil. Lo curioso de ellos es que de un lado no hay nada impreso. ¿qué valor histórico tienen y, hay alguna referencia a ello en algún sitio?

    ResponderEliminar
  5. Encantado de saludarte, conozco esos billetes y su valor histórico reside en que forman parte del periodo de hiperinflación de 1922-23. Sobre eso te puedo recomendar mi entrada del 13/09/2012 sobre el ejemplo alemán del efecto de la hiperinflación sobre el dinero, y es que se llegaron a emitir billetes con valores faciales de los miles de millones de marcos. Gracias por participar, recibe un cordial saludo,

    ResponderEliminar
  6. Hola tengo un billete de 10.000 marcos alemanes de 1922 kiero saber cuanto sale para poder venderlo muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, no tienen un valor muy elevado. Razonablemente bien conservados cuestan entre 6 y 10 $ la emisión grande y entre 4 y 8 $ la emisión de menor tamaño. Si están sin circular, su valor sube un poco más, hasta los 20-30 $. Recibe un cordial saludo,

      Eliminar
  7. Hola pero el valor de 10.000 marcos alemanes es 6 euros por billete .

    ResponderEliminar

Translate